Y caminarás bajo las aguas

Reclamo turístico. Numerosas personas han comenzado a visitar Mansilla para caminar entre las ruinas. / BENJAMÍN BLANCO

La ausencia de lluvias hace asomar prematuramente las ruinas de Mansilla sumidas bajo el pantano

LA RIOJA

La estampa no es extraña. Visitantes y vecinos de la zona aparcan sus vehículos al borde del pantano de Mansilla y descienden hasta las ruinas del pueblo que un día quedó cubierto bajo las aguas para caminar por calles, piedras y dinteles que ahora tienen un aire fantasmal.

Lo llamativo del espectáculo es la fecha en que se ofrece. El recorrido a pie que otros años podría realizarse a partir de octubre ya es posible a principios de agosto. Nadie en la zona recuerda un rebaja del nivel de agua tan precoz. Aunque, como explican a pie de campo, tampoco es de extrañar a la vista del famélico caudal que traen los ríos Canales y Neila.

Lejos de mejorar, la situación se agrava día a día para preocupación de los ganaderos que ven secar los pastos y disfrute de los curiosos que visitan las ruinas.

Fotos

Vídeos