Cambio en la sala de máquinas del PP

Ana Elvira Martínez, en una foto tomada en el 2014. /Juan Marín
Ana Elvira Martínez, en una foto tomada en el 2014. / Juan Marín

Relevo en la gerencia de los populares: Ana Elvira Martínez deja su puesto tras 22 años en el partido

Jorge Alacid
JORGE ALACIDLogroño

Una generación de periodistas riojanos se acostumbró a lidiar con las cosas de prensa en el PP mediante la intermediación de su responsable de comunicación, Ana Elvira Martínez, quien empezó desde muy joven ejerciendo ese cometido. Un encargo al que añadió con el paso del tiempo otro más trascendente para la sala de máquinas de su partido: la gerencia. En unas semanas, luego de veintidós años dirigiendo las entrañas de la principal fuerza política de la región, Martínez abandona su responsabilidad. Se acoge a un plan de bajas incentivadas impulsado por el PP a nivel nacional y acaba por lo tanto con una carrera desdoblada en dos vertientes: la gerencial y la periodística.

Licenciada en Ciencias de la Información, Martínez concluye de manera abrupta su trayectoria en el Partido Popular de La Rioja. Muy vinculada al anterior aparato que regía los destinos de los populares riojanos, no ha contado por el contrario con la confianza del equipo que desembarcó en la sede de Duquesa de la Victoria después del triunfo de José Ignacio Ceniceros en el congreso de Riojafórum. Los desencuentros empezaron a salir al exterior de la sede del partido, aunque las partes en cuestión declinaron siempre confirmarlo.

De hecho, Martínez, en declaraciones a este periódico, también evita ahora comentar cualquier particularidad al respecto. Se limita a confirmar su marcha, que justifica con la oferta recibida desde la sede nacional del PP dentro de un expediente de regulación de empleo (ERE) que afecta al conjunto de sus organizaciones territoriales. Un extremo corroborado desde la sede de Madrid, que se ocupa de las contrataciones de este tipo de responsables gerenciales. No obstante, las mismas fuentes de la calle Génova también precisan que en la sustitución de Martínez el partido se ha limitado a designar a la persona seleccionada por el PP riojano, un joven llamado Cristian Ramón Trapero, licenciado en Empresariales, quien también ha preferido rechazar la oferta de este periódico para explicar su inminente aterrizaje en la gerencia.

El nuevo gerente es un joven riojano, Cristian Ramón Trapero, licenciado en Empresariales

La salida de Martínez rubrica el desembarco definitivo de la nueva cúpula que dirige el PP riojano desde hace nueve meses, a falta tan sólo de conocer la identidad de la junta que dirija su principal agrupación, la de Logroño. Como gerente, responsabilidad que apurará todavía unas semanas mientras tutela el aterrizaje de su sucesor, Martínez tuvo que lidiar con una espinosa cuestión: las denuncias sobre la presunta financiación irregular de su sede. Por este motivo, tuvo que comparecer en febrero del 2014 junto con Carlos Cuevas, secretario general cuando se firmó la adquisición del inmueble, ante el juez de la Audiencia Nacional que instruye la causa. De ahí se derivan otros flecos del mismo asunto en el ámbito político: Martínez es una de las dirigentes del PP riojano citadas en la comisión del Congreso de los Diputados que investiga las sospechas de corrupción que pesan sobre el partido.

Desde los sectores más críticos con el liderazgo de Ceniceros, se atribuye su marcha precisamente a la falta de sintonía con la actual cúpula directiva, que ya le descabalgó hace meses de sus responsabilidades en materia de comunicación. Estas fuentes destacan su «enorme valía». «Hacía por sí sola el trabajo de tres o cuatro personas», subrayan. Por el contrario, desde el aparato del partido se insiste en situar su relevo en una esfera de índole estrictamente personal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos