Un cambio, cuatro miradas

Carlos Santamaría, en el plató de La Lupa flanqueado por Pablo Baena (Cs), Emilio del Río (PP), César Luena (PSOE) y Sara Carreño (Unidos Podemos). :/Jonathan Herreros
Carlos Santamaría, en el plató de La Lupa flanqueado por Pablo Baena (Cs), Emilio del Río (PP), César Luena (PSOE) y Sara Carreño (Unidos Podemos). : / Jonathan Herreros

Los representantes riojanos de los partidos presentes en el Congreso protagonizan en TVR un encendido debate sobre el Gobierno de Pedro Sánchez

Teri Sáenz
TERI SÁENZLogroño

El súbito e inusitado cambio operado en el damero político nacional con la moción de censura que ha desalojado al PP de la Moncloa convirtiendo a Pedro Sánchez en presidente mereció ayer desde La Rioja una lectura más reposada y plural. El programa La Lupa que conduce Carlos Santamaría en TVR congregó para ello a los diputados nacionales César Luena (PSOE), Sara Carreño (Unidos Podemos) y Emilio del Río (PP) que, junto a Pablo Baena en representación de Cs, fijaron la posición de sus partidos ante la coyuntura, las previsiones de futuro y, sobre todo, el alcance para La Rioja del escenario que se abre.

En un debate inyectado de intensidad, Del Río fue el más crítico con una moción que juzgó «anómala e injustificada». El exconsejero no sólo censuró que los socialistas se hayan apoyado «en los independentistas que quieren romper España y los amigos de ETA», sino que extendió las culpas al partido de Albert Rivera por ser «el colaborador necesario» en la gestación del actual clima y «abrir la caja de Pandora que, sin embargo, le ha salido por la culata».

En las antípodas de ese análisis, Carreño calificó de «indispensable» el movimiento político para remover un Gobierno colapsado por la corrupción, y mostró su esperanza en el alumbramiento de una nueva etapa «que debe atender las urgencias sociales fomentadas por el PP y resolver la crisis institucional y territorial». Luena compartió igualmente el hecho de que el poder judicial haya condenado al ejecutivo hacía inevitable recurrir a una fórmula «democrática y constructiva» ante un Ejecutivo, además, «tan noqueado como está el de La Rioja». «A partir de ahora hay que hacer de la necesidad virtud y abordar los problemas que Rajoy no ha atajado», opinó el exsecretario de Organización del PSOE en la primera etapa de Sánchez como líder socialista.

Los invitados a La Lupa discreparon sobre el impacto que tendrá el cambio de Gobierno para los intereses de la comunidad

Por Cs, el cabeza de lista al Congreso en las anteriores elecciones, Pablo Baena, asumió igualmente que «la legislatura estaba liquidada por la corrupción del partido en el Gobierno» aunque discrepó de la solución para revertirlo. «Lo lógico es que Rajoy hubiera dimitido en su momento y dar la palabra a la gente en vez de alcanzar un acuerdo secreto en el despacho de Sánchez con un Gobierno débil que tiene muy difícil afrontar los retos que enfrenta España», reflexionó.

Haciendo valer el peso del gabinete que ha configurado Pedro Sánchez a su alrededor, César Luena vaticinó que la herida abierta en el PP aún se agrandará. «Quedan las sentencias del caso Lezo, la Púnica y la Caja B, con los 200.000 euros que salieron de La Rioja para ser blanqueados y pagar la sede de Duquesa de la Victoria», avisó para, en clave doméstica respecto a la influencia del Gobierno central en La Rioja, asegurar que su partido «será ambicioso pero prudente, manteniendo los compromisos y el acuerdo del Parlamento en materia de infraestructuras». Mucho más pesimista se mostró Del Río. «La experiencia dice que el PSOE es sinónimo de paro y debilitamiento del estado del bienestar», apuntó en la confianza de que Sánchez «no paralice el país ni lo conseguido por la comunidad». Carreño afeó unos Presupuestos estatales «malos para toda España y míseros para La Rioja» exigiendo revertir los recortes, mientras Baena instó a favorecer en las urnas una alternativa al «bipartidismo caduco» con un proyecto «que preserve la igualdad de todos los españoles».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos