«Yo no he cambiado por haberme diagnosticado alzhéimer: sigo siendo yo»

Ildefonso Fernández. /ÑITO SALAS
Ildefonso Fernández. / ÑITO SALAS

El riojano Ildefonso Fernández reclama en Málaga que los neurólogos comuniquen a los enfermos el diagnóstico y que no se les margine laboralmente

ÁNGEL ESCALERA / SUR DE MÁLAGAMálaga

El testimonio de Ildefonso Fernández, un riojano de 58 años, supuso acercarse al alzhéimer a través de una persona afectada por esa enfermedad neurodegenerativa. «Yo no he cambiado porque me hayan diagnosticado alzhéimer: sigo siendo yo. Y así me gustaría que me tratasen», dijo Ildefonso Fernández, que atraviesa por una fase inicial de un padecimiento que le fue detectado con 57 años.

Natural de Santo Domingo de la Calzada , Ildefonso Fernández expuso su punto de vista en una ponencia que pronuncio en el VII Congreso Nacional de Alzhéimer, que se celebra desde el jueves en el Palacio de Ferias y Congresos de Málaga, organizado por la Confederación Española de Alzhéimer (CEAFA).

El paciente, tras ser presentado por la presidenta de CEAFA, Cheles Cantabrana, afirmó que quería compartir con el auditorio una serie de pensamientos, reflexiones y conclusiones. Fernández, que pertenece al Panel de Expertos de Personas con Alzhéimer (PEPA), recalcó que los médicos deben comunicar directamente a los pacientes que sufren alzhéimer. «Mi neurólogo se puso en mi lugar y me habló con gran empatía. El momento de saber el diagnóstico es muy difícil y viene a confirmar que algo no va bien», reflejó Ildefonso Fernández.

«¡Qué bueno sería que nuestra generación fuese la última que padeciese alzhéimer!»

Según contó, hay hasta un 10 por ciento de personas con alzhéimer con menos de 65 años, a las que el padecimiento les llega cuando aún tienen mucho que decir. «Hay que aprender a vivir con esta enfermedad. Detrás de cada diagnóstico hay una persona con sus derechos que se merece que el médico le diga lo que tiene y que no informe solo a los familiares. Se echa en falta que el especialista se dirija al paciente de modo claro y le comunique el diagnóstico, como hizo mi neurólogo conmigo», relató.

«A mí me habría gustado seguir trabajando en la empresa en la que fui tan feliz»

Ildefonso Fernández agradeció a la asociación de familiares de La Rioja la ayuda que le ha prestado, lo que le ha hecho «recuperar las ganas de vivir» y de colaborar con otros pacientes. Así, animó a acudir al médico en cuanto surgen los primeros síntomas, ya que descubrir el padecimiento de forma temprana permite afrontar mejor las etapas siguientes del alzhéimer. «Cuanto antes se sepa que tenemos la enfermedad, más tiempo tendremos para hacer los trámites que tengamos que hacer», subrayó.

Para leer el artículo completo pinche aquí.

Fotos

Vídeos