Por la buena convivencia agraria y ganadera

LA RIOJA LOGROÑO.

La aplicación de los fitosanitarios en las fincas pastables siempre ha sido un quebradero de cabeza para los ganaderos de extensivo riojanos, especialmente para los del valle. En una reciente reunión convocada por la Consejería, a la que asistieron técnicos de ARAG-Asaja y ganaderos de nuestra organización, se trató la problemática derivada del uso de fitosanitarios y la falta de pastos para el ganado ovino de esta zona.

Las conclusiones del encuentro fueron, por un lado, recordar a los agricultores la obligación de señalizar las parcelas tratadas con fitosanitarios, ya que la ingesta de alimento por parte del ganado provoca intoxicaciones y serias pérdidas para el ganadero; por otro, informar a los ganaderos de que con un contrato, convenio o adjudicación de pastos (tanto comunales como privados) se evitarían problemas legales sobre el aprovechamiento de estos pastos. Otro aspecto importante que se destacó es la obligatoriedad del cumplimiento de condicionalidad por parte de ganaderos y agricultores, que autoriza a estos últimos a labrar con volteo desde el 1 de septiembre y, excepcionalmente, el 10 de agosto, en parcelas de regadío o en parcelas de secano sobre las que se demuestre el riesgo, y en determinados municipios de La Rioja Alta.

La organización apuesta por el cumplimiento de la normativa y por la buena convivencia entre agricultores y ganaderos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos