«Ahora mismo no tengo ni para una bombona de butano»

Beatriz y su hijo Carlos, a las puertas de Cáritas. /Juan Marín
Beatriz y su hijo Carlos, a las puertas de Cáritas. / Juan Marín

La familia de Beatriz y Carlos sufren pobreza energética por lo que han tenido que acudir a Cáritas

Roberto G. Lastra
ROBERTO G. LASTRALogroño

A Beatriz la vida se le acabó de torcer hace algo más de cinco años, el día que la crisis económico le arrancó de cuajo el puesto de trabajo con el que lograba sacar adelante a sus dos hijos. Primero el IMI y desde hace unos meses la Renta de Ciudadanía no han servido para mantener a flote a una familia que para subsistir ha tenido que llamar a la puerta de Cáritas. Condenados a la pobreza energética, Beatriz, acompañada por su hijo Carlos, relata la dureza del frío invernal.

«Pasamos mucho frío en casa porque es un edificio antiguo sin calefacción. Sólo tenemos un calefactor eléctrico que tampoco nos atrevemos a poner mucho porque chupa mucha luz y no podríamos pagarla, así que lo encendemos solo un ratito por las noches», resume Beatriz, quien aclara que «no nos han cortado nunca la luz, aunque debo muchos recibos que me es imposible pagar».

Vive con su hijo de 24 años y su hija de 17, pero ninguno de los tres tiene trabajo. «Yo trabajaba, pero con la crisis cerraron y me quedé en la calle y, excepto un trabajo en un bar donde me pagaban muy poquito, no he trabajado nada desde hace cinco años, así que hemos tenido que recurrir a las ayudas de Cáritas. Gracias a ellos, que han pagado algunos meses del alquiler de la casa y varios recibos de agua y electricidad, hemos podido sobrevivir» agradece, para explicar que «con los 430 euros de la Renta de Ciudadanía tenemos que pagar los 180 euros al mes del alquiler de la casa, eso que es de renta antigua, la luz, el agua, el butano, comprar ropa... Es imposible, ahora mismo no tengo dinero ni para comprar una simple bombona de butano, así que estás en casa con un montón de ropa para aguantar el frío y el ratito que te atreves a encender el calentador eléctrico, que no sirve ni para calentarnos los tres», remacha.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos