El lío de las bolsas de plástico

:: fotolia/
:: fotolia

El cobro obligatorio de las bolsas en todos los comercios españoles se retrasa | El Gobierno lleva dos años de paralización, tramitando una normativa que debía aplicarse el jueves

Pablo Álvarez
PABLO ÁLVAREZLogroño

Si el Gobierno no quiere, pocas cosas salen adelante. Y en materia de consumo, en muchas (demasiadas) ocasiones los cambios en España se eternizan porque el desarrollo normativo, siempre lento, se retrasa y retrasa.

En lo que se refiere a los temas de consumo o medioambientales (que muchas veces van de la mano) normalmente el impulso viene de Europa, que da unos plazos, y es el ejecutivo español el que lo lleva adelante a su ritmo, es decir, siempre demasiado lentamente. El caso de las bolsas de plástico es una muestra. Europa ha marcado que en el curso de los próximos años el uso de las bolsas de plástico ha de reducirse drásticamente en el continente. Si se piensa, este tipo de bolsas son bastante poco lógicas: se utilizan durante un tiempo muy limitado, la mayoría de las veces sólo unos pocos minutos, pero luego duran miles de años en el medio ambiente, como un residuo del que nadie puede librarse.

FINANZAS... DE ANDAR POR CASA

Primero se prohibió que tales bolsas se dieran gratuitamente en las grandes superficies, algo a lo que estamos más bien acostumbrados. Ahora, el siguiente paso lógico era obligar también a que en el resto de los comercios (los pequeños) se cobrara por esos envases, buscando que o los empresarios las sustituyeran por materiales más respetuosos con el medio ambiente (papel o plástico compostable) o que el consumidor se viera empujado por un precio disuasorio (entre 5 y 30 céntimos, más o menos) a usar bolsas reutilizables.

La UE aspira a que para el 2025 cada europeo use menos de una bolsa de plástico por semana

Y ahí llega la paralización. El Gobierno de España sacó a exposición pública hace ya dos años un borrador de normativa en el que se prohibía regalar bolsas de plástico desde el 1 de marzo de 2018. Esto es, el jueves.

Pero ese borrador se quedó ahí, sobre la mesa. Sin que nadie supiera qué pasaba, la fecha fijada se fue acercando... hasta que hace unos días Industria tuvo que admitir que lo del 1 de marzo se quedaba en papel mojado. O en plástico mojado, habría que decir.

Ahora la norma queda pospuesta, quizá, hasta el segundo semestre, aunque tal y como están las cosas en la vida política española, lo mejor es decir «quién sabe».

Además, habría que tener en cuenta que esta medida de gravar el uso de las bolsas sólo era un primer paso hacia un objetivo mayor: la prohibición total de casi todos estos envases. Retrasar una supone retrasar la otra, claro.

Retrasar el cobro supone retrasar la prohibición total de las bolsas, prevista para 2020

Qué se prohibirá

Dicho lo cual, ¿qué es exactamente lo que se supone que se va a cobrar primero y prohibir después? En general, todas las bolsas de plástico «normales», las de toda la vida. Quedan excluidas de esta medida en principio las bolsas más ligeras, las que se usan por ejemplo para envolver productos como la carne, la fruta o el pescado, de una constitución más liviana. Y, por el otro lado, también se librarían de estas medidas las bolsas más gruesas, las que invitan a la reutilización. Aunque, eso sí, a éstas últimas se les exigirá que estén confeccionadas con al menos un tercio de material reciclable.

Se calcula que en Europa la media de uso de bolsas de plástico es de unas 180 por persona y año. Una barbaridad, si se piensa: eso significa que usted usa y desecha prácticamente una cada dos días de su vida. Multiplique, y verá que ayuda usted a generar una auténtica montaña de plástico a lo largo de su vida.

Así, la Unión Europea se plantea el objetivo de, primero, bajar ese consumo hasta menos de 40 en el año 2025. Es decir, que cada europeo vea pasar por sus manos menos de una de esas bolsas cada semana.

De toda esta regulación se libran las bolsas de plástico compostables, realizadas a partir de material vegetal, y que se descomponen con facilidad. Para el resto, ya se sabe: sus días están contados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos