BLANCO Y EN BOTELLA NO SIEMPRE ES LECHE

JUAN QUINTANA LA TRILLA

Cada vez es más intensa la lucha de los organismos competentes para garantizar la trazabilidad, transparencia y correcta información del consumidor. En muchos casos existen sutiles e intencionadas incorrecciones en los etiquetados o en la forma de presentar los productos que inducen a grandes errores de percepción por parte de los consumidores y, por tanto, modificaciones en sus decisiones de compra.

Por ejemplo, recientemente el Tribunal de Justicia Europeo ha sentenciado que no se puede denominar leche a ningún alimento que no tenga origen animal, incluso si se aclara de forma explícita el origen vegetal del mismo. También es aplicable a la nata, mantequilla, queso o yogur, que también se reconocen como denominaciones no permitidas para productos vegetales. En concreto responde a un litigio contra la empresa alemana Tofu Town, dedicada a la comercialización de alimentos vegetarianos y veganos. Con esta sentencia, productos tan populares en la actualidad como la leche de soja, deberán eliminar esta denominación de sus etiquetados. Una decisión que seguro tiene locos a los equipos de marketing de estas empresas alimentarias, porque un alimento que busca ser sustitutivo de la leche, asociándose a los desayunos y otros momentos de alto consumo lácteo, tenía en esta denominación una importante palanca casi subliminal, que ahora pierde.

Otro ejemplo es el del ibérico. Hasta hace poco hemos podido ver, e incluso todavía uno lo puede encontrar en algunos casos, envasados de ibérico de cebo con la imagen de uno o varios cerdos ibéricos o de cruce ibérico con duroc, pastando en una dehesa de encinas. Son animales los criados solo con cebo, que no ven campo abierto en toda su vida, y menos todavía le echan el ojo a la codiciada dehesa extremeña, andaluza o castellana y leonesa.

La norma de calidad del ibérico aprobada en el 2014 obliga a la diferenciación en el etiquetado entre el producto de bellota cien por cien ibérico (marcado en negro), el ibérico cruzado de bellota (marcado en rojo), el cebo de campo de ibérico cruzado (en verde) o el ibérico cruzado de cebo (en blanco). Una norma joven que cada vez da más seguridad al consumidor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos