La baja eficacia de la vacuna de la gripe, detrás del aumento de contagios

J. Miguel Acitores. /  M. HERREROS
J. Miguel Acitores. / M. HERREROS

En Salud atribuyen la menor efectividad de la inmunización a que no está incluida una de las cepas que circula esta temporada

C.N. LOGROÑO.

Si hay que buscar a uno de los responsables esta temporada de que más riojanos que otros inviernos tengan tos, congestión nasal y fiebre por encima de 38,5 grados, este podría ser la vacuna trivalente que se recomienda especialmente a los grupos de riesgo. Según los expertos, su eficacia, que otros años puede oscilar entre el 40 y el 60%, en esta ocasión ronda el 25%.

Esta menor eficiencia tiene mucho que ver con su ideación previa. Tal como explica el director del Área de Salud, José Miguel Acitores, la vacuna de la temporada siguiente se diseña en febrero a partir de las cepas que circularon la temporada anterior y en esta ocasión, las dosis suministradas no incluyen una de las cepas que está circulando no sólo en La Rioja, sino en todo el país.

A expensas de analizar la situación una vez que concluya la temporada y se evalúe la efectividad por grupos de edad, de la evolución diaria de esta enfermedad se ha detectado que en principio el virus predominante era el B y dentro de éste hay una cepa que sí está incorporada en las vacunas este año, pero hay otras que ni siquiera eso y «esto puede hacer que seamos más susceptibles, porque la susceptibilidad está muy ligada a la coincidencia de virus vacunales y virus que circulan en la temporada».

Además, hasta ahora más del 60% de los casos de infección son por virus B -incluida la cepa que no se contempló en esta vacuna- y esto «puede justificar el incremento de incidencia este año en La Rioja». No obstante, el virus B está dando paso a otros tipo A, en concreto, al H3N2 y H1N1.

En cualquier caso, a pesar de la baja respuesta de la vacuna contra la gripe esta temporada, Acitores insiste en la importancia de la inmunización como la mejor fórmula para combatir una enfermedad que todos los años se cobra cientos de vidas. «Tiene el efecto que tiene y aunque no es del 100%, sí es verdad que es el mejor método que tenemos», apunta, para insistir, a renglón seguido, en que lo que «sí se conoce es que las posibilidades de que personas vacunadas sufran complicaciones es mucho menor, al tiempo que reducen los fallecimientos. Sí es menor, pero no la evita», apostilla.

En definitiva, pone el acento en el efecto protector, especialmente de las personas incluidas en grupos de riesgo, frente a las formas más graves de la gripe.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos