Con la atención sanitaria hasta el sofá de su hogar

Reunión de trabajo del servicio de atención domiciliaria. /Juan Marín
Reunión de trabajo del servicio de atención domiciliaria. / Juan Marín

Las dos unidades riojanas de Hospitalización a Domicilio atendieron a lo largo del pasado año a 2.383 pacientes | El servicio, que es voluntario, no ha dejado de crecer desde su creación hace 14 años y cuenta con el respaldo del 98,34% de sus usuarios

Roberto G. Lastra
ROBERTO G. LASTRALogroño

No le ha hecho falta cumplir la mayoría de edad para ganarse el prestigio, el cariño y el respeto de los riojanos. El servicio de Hospitalización a Domicilio, que nació en Nueva York en 1947 y se estrenó en España en 1981, se encuentra en La Rioja en plena adolescencia, recién cumplidos los 14 años: la unidad del hospital San Pedro se estrenó (en el San Millán) el 21 de octubre del 2004 y la de la Fundación Hospital de Calahorra, justo un año después.

Superadas las cautelas y desconfianzas iniciales de profesionales y pacientes -en el 2004 tuvo 366 usuarios y al año siguiente, 1.051-, su cobertura territorial, actividad y respaldo no han dejado de crecer. El pasado año, la unidad de Hospitalización a Domicilio (HAD) dependiente del hospital San Pedro, con cupo para atender más de 80 camas o plazas, contabilizó un total de 1.583 usuarios y 21.352 estancias, con una media de 13,26 días.

24.252
atenciones para

1.583 pacientes

Con 12 vehículos y 25 profesionales -8 médicos, 16 enfermeras y 1 auxiliar administrativo- su personal sanitario efectuó 24.252 atenciones a domicilio, 7.019 de ellas médicas y 17.233 de enfermería.

Preparación del equipo de trabajo.
Preparación del equipo de trabajo. / Juan Marín

Las cifras del primer trimestre de este año ratifican la tendencia ascendente en la actividad del servicio: «Entre enero y abril hemos tenido 603 pacientes, 20 más que los 583 registrados en el mismo periodo del año anterior», explica su coordinador, Francisco Antón.

800
usuarios registró

el servicio en la Fundación Hospital de Calahorra

«Nosotros trabajamos siempre según las necesidades del hospital y procurando tener nosotros una ocupación máxima para no desperdiciar recursos», añade el doctor Antón, quien aclara que «el ingreso en la unidad es voluntario y precisa, además del visto bueno médico, del acuerdo del paciente y de sus familiares o cuidadores».

Mientras, la unidad dependiente de la Fundación Hospital de Calahorra, que cuenta con 40 plazas o camas para prestar servicio a toda la población de las zonas de salud de La Rioja Baja, tampoco puede quejarse. Con 4 vehículos y 12 profesionales -4 médicos y 8 enfermeras- el pasado atendió a 800 pacientes y en lo que llevamos de año suma ya 342 usuarios.

Riojafórum acoge esta semana el congreso nacional

La Sociedad Española de Hospitalización a Domicilio (SEHAD), la asociación científica que aglutina a las más de 120 unidades HAD existentes en España, celebra el jueves y viernes próximos, 10 y 11 de mayo, su congreso bianual para el que ha elegido como sede Logroño.

En concreto, la cita, que contará con la presencia de más de 300 expertos, se celebrará en Riojafórum. A lo largo de sus dos jornadas, celebrará 20 mesas de trabajo y debate, 8 talleres prácticos, 2 conferencias magistrales (impartidas por el José Antonio Oteo, jefe del Departamento de Enfermedades Infecciosas del hospital San Pedro; y por Fernando Antoñanzas, catedrático de Economía Aplicada de la UR), un symposium y la presentación y discusión de casi 200 trabajos científicos. La SEHAD abordará, además, su plan estratégico HAD2020, entre cuyos ejes figuran la demanda de que se pongan en marcha unidades en todos los hospitales del país, que se logre un modelo asistencial común y un sistema de información compartido, que se promocione la investigación y la formación y que se defina un modelo de financiación de las HAD.

Entre ambas unidades, con una cifra total de atendidos en el 2017 de 2.383 riojanos, ofrecen cobertura al 99% de la población riojana, todo el territorio, excepto Los Cameros, donde a la escasez de población se suma los riesgos que supone la tardanza en poder acudir en caso de emergencia.

«Esos impedimentos no garantizan una buena asistencia y por eso se ha renunciado a cubrir esa zona», matiza Francisco Antón, que defiende algunas de las bondades de este servicio que se ha asentado como una alternativa real a la hospitalización convencional, al proporcionar a los pacientes en su propia casa iguales cuidados, tratamientos y atenciones que en el hospital: visitas médicas y cuidados de enfermería, tratamientos intravenosos, oxigenoterapia, nutrición artificial, extracciones para análisis, electrocardiogramas, monitorización de la presión arterial, saturación de oxígeno, capacidad ventilatoria y otras constantes...

Un equipo de la unidad, dispuesto para montar en el coche.
Un equipo de la unidad, dispuesto para montar en el coche. / Juan Marín

Con Medicina Interna, Urgencias, Enfermedades Infecciosas, Unidad de Corta Estancia, Neumología, Cirugía General, Oncología, Digestivo y Centros Sociosanitarios como los servicios que más derivaciones proponen a Hospitalización a Domicilio, las patologías más frecuentes atendidas son, entre otras, la insuficiencia cardiaca, enfermedad pulmonar obstructiva crónica reagudizada y otras infecciones respiratorias agudas, además de las infecciones urinarias, intraabdominales y cutáneas.

Los beneficios del servicio, que desde el 2016 se extendió a los centros de atención social, fundamentalmente residencias de tercera edad -el pasado año fueron atendidos 221 residentes y se evitaron 94 desplazamientos a Urgencias y 53 ingresos hospitalarios-, también los han apreciado los propios usuarios a tenor de sus respuestas a las distintas encuestas realizadas el pasado año: el 98,34% de los usuarios se mostró satisfecho con la atención recibida, el 96,7% manifestó haberse encontrado mejor que en un hospital y el 97,8% confesó que volvería a repetir en la unidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos