«La UR no podría asumir a todos los alumnos que aprueban la Selectividad»

Rubén Fernández. / MIGUEL HERREROS

«No podemos montar un grado de Psicología para atender a los 33 alumnos que el año pasado se fueron de La Rioja», asegura el vicerrector de Estudiantes de la UR, Rubén Fernández

L.J.R. LOGROÑO.

«Son datos similares a los de otros años. La gente que se va a estudiar fuera lo hace, principalmente, porque los estudios que elige no se ofertan en La Rioja. Hay que tener en cuenta que debemos optimizar los recursos que tenemos y, por ejemplo, no podemos montar un Grado de Psicología para atender a los 33 alumnos que el año pasado se fueron». Rubén Fernández, vicerrector de Estudiantes de la Universidad de La Rioja, apunta que el hecho de que se vaya de la región más de la mitad de los estudiantes que aprueban la selectividad no es preocupante. Es más, es casi una necesidad. «No podríamos asumir cien por cien de los alumnos que aprueban la selectividad».

El problema, entiende, sería que optaran por cursar fuera los grados que oferta la UR. «Entre las titulaciones más elegidas por los que se van fuera hay siete que sí estamos impartiendo aquí. En total son como 130 personas que toman esa decisión por muchas causas: alumnos que están a la misma distancia de las universidades de Navarra, Zaragoza y La Rioja; los que por motivos laborales optan por ir fuera; o, simplemente, porque les apetece salir de casa».

Pero esa 'fuga', en cualquier caso, no implica que las aulas de la UR se queden vacías. «La oferta que tenemos la estamos cubriendo al 99 por ciento. Llegamos a cubrir las 1.000 plazas que ofertamos cada año», insiste al tiempo que recuerda que hay movimiento de alumnos en los dos sentidos: desde y hacia la Universidad de La Rioja. «Están llegando cada año unas 200 personas de otras comunidades autónomas en las que, seguramente, habrá universidades que estén impartiendo los estudios que vienen a cursar aquí», sostiene.

En ese escenario el, digamos, 'efecto frontera', tiene un doble valor. «Juega a favor y en contra de la UR. Quien llega aquí es de Zaragoza, del País Vasco, de Navarra... y la decisión de marcharse siempre está vinculada a la titulación a cursar», apunta recordando que el tamaño de la UR también juega a su favor. «Tenemos 19 grados, pero en todos ellos el alumno puede estar en la UR el 40% del tiempo y el resto realizando prácticas curriculares y extracurriculares en España o fuera, cursar un semestre en otra universidad de España, hacer un Erasmus... Nuestro carácter pequeño y familiar permite poder otorgar a todos los alumnos un alto nivel de atención y de proyección».

La solución no pasa por ampliar la oferta de la UR. Un ampliación que, entiende, no sería ni viable económicamente ni respondería a las necesidades de la región. «La UR tienen que responder a las necesidades del tejido socioeconómico de La Rioja», dice Fernández, que cuestionado por la implantación de Medicina cree que, ahora, «no es asumible ni por la Comunidad Autónoma ni por la Universidad. Seguro que el 80 o el 90 por ciento de los alumnos serían de fuera. Porque todo el mundo tenga Medicina no tenemos porqué tener Medicina», completa.

Fotos

Vídeos