Asesinado en Pakistán un vecino de Logroño cuando ultimaba la boda de su hijo

Muhammad Hayat, en una foto facilitada por su entorno. :: la rioja/
Muhammad Hayat, en una foto facilitada por su entorno. :: la rioja

Muhammad Hayat, de nacionalidad española, fue acusado de formar parte de una red criminal internacional y la justicia le absolvió tras pasar un año en prisión preventiva

L.J.R. LOGROÑO.

Muhammad Hayat viajó a Pakistán el pasado 16 de enero. Era la primera vez que regresaba a su país después de ser acusado, juzgado y absuelto de formar parte de una red criminal internacional de inmigración ilegal y explotación laboral de personas. Lo hacía para casar a su único hijo varón. Tras aterrizar en Islamabad, se desplazó hasta Bhera, una pequeña localidad de la provincia de Punjab, al sur de la capital pakistaní.

El 30 de enero, Hayat se encontraba junto a su hermano Arshed Gondal, miembro electo del gobierno local en Bhera, en el exterior de la vivienda de éste repartiendo las invitaciones para la boda de su hijo -unas 5.000 personas habían sido invitadas, entre ellas buena parte de la comunidad pakistaní de Logroño- cuando hasta el lugar se aproximaron dos motocicletas ocupadas por cuatro personas cubiertas con una especie de capa y el rostro tapado.

Según la versión trasladada por testigos presenciales a los responsables de la Asociación Pakistaní de La Rioja, dos de los ocupantes de las motocicletas sacaron sendas armas y dispararon contra los hermanos. Como consecuencia del intenso tiroteo, Muhammad Hayat falleció en el acto y su hermano resultó herido de gravedad. Ahora se recupera en un hospital de la región.

Más

La comunidad pakistaní de La Rioja, encabezada por su presidente, Fida Hussain, desvincula «totalmente» el asesinato de Hayat del proceso judicial que se siguió contra él y contra otras cuatro personas en el Palacio de Justicia de Pamplona. Durante la instrucción del caso los cinco estuvieron en prisión provisional durante casi un año.

Un sistema tribal

«Por lo que nos han comentado desde allí, en la zona rige un sistema tribal y de familias y, presuntamente, se trata de un ajuste de cuentas por antiguas rencillas. Problemas, en todo caso, menores que no justifican este nivel de violencia ni este desenlace», apuntaba Hussain. En esa línea recordaba un tiroteo en el que se vio involucrado hace ocho años uno de los sobrinos de Hayat por el que cumplió dos años de cárcel. La prensa pakistaní apunta a «viejas enemistades» como causa del crimen.

Cinco personas están siendo investigadas por su presunta vinculación con el asesinato y todas tienen relación, dicen fuentes familiares, con un rival político del hermano de Muhammad Hayat, al que derrotó en los últimos comicios locales.

Hussain, de la mano de quien fuera letrado de Hayat durante el proceso de Pamplona, Jon Zabala, exigía ayer a las autoridades españolas y a la Embajada de España en Islamabad que «se impliquen en la investigación. Se trata de un ciudadano español -logró la nacionalidad durante su estancia en prisión- que ha sido asesinado en Pakistán».

Esta tarde, a las 16 horas, se celebrará en el Auditorio Municipal una oración en recuerdo de Hayat en la que también se demandará al Gobierno de Pakistán que el crimen no quede impune.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos