Aragón investiga la virosis de la alfalfa

El cultivo se ve afectado por dos importantes plagas como el virus del mosaico (AMV) y las enaciones

L.R.

LOGROÑO. La alfalfa supone el 50% de la producción de forrajes de España y la vecina Aragón es la principal productora a nivel nacional, con unas 100.000 hectáreas de cultivo. En La Rioja se trata de un cultivo que ha sufrido una extraordinaria regresión en las dos últimas décadas. En los años 90 se cultivan cerca de 40.000 hectáreas que hoy apenas suman 1.000, con una producción en verde anual que ha pasado de 167.000 toneladas en 19990 a 49.125 en 2016).

Se trata de una planta rica en fibra y proteína de alta calidad, indispensable en la dieta de los rumiantes. En los últimos años se ha comenzado a exportar a países árabes, especialmente a los Emiratos, para alimentar fundamentalmente a sus camellos. Además, poco a poco se van abriendo las puertas de China.

Sin embargo, hay enfermedades y plagas que afectan al cultivo y disminuyen su rendimiento y la calidad del forraje, con el consiguiente coste económico para los productores. Con el fin de avanzar en tratamiento de las mismas, el Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA) trabaja en el desarrollo de un estudio sobre la virosis de la alfalfa, proyecto que se centra en dos de las principales enfermedades virales que afectan a este cultivo.

En concreto, el proyecto se centra en el virus del mosaico (AMV) y en la enfermedad de las enaciones, una deformación de los tejidos debido a un crecimiento excesivo inducido por algunas infecciones virales. Sus objetivos plantean, en primer lugar, analizar el papel que las técnicas de control integrado de plagas en alfalfa puede ejercer en el desarrollo, distribución y evolución de la enfermedad causada por AMV, a través de su efecto sobre las poblaciones de vectores del virus que favorecen su transmisión. En segundo lugar, se prevén abordar trabajos sobre la etiología de la enfermedad de las enaciones de la alfalfa, profundizando en la caracterización biológica y molecular de los virus implicados, analizando sus efectos negativos sobre el cultivo y mejorando las condiciones para su diagnóstico.

La alfalfa proporciona un forraje con excelentes cualidades nutritivas y como fuente de proteína.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos