«Las más apenadas somos nosotras, pero no es factible mantener la casa»

El Palacio de los Manso Zúñiga de Cidamón se encuentra en ruinas y una de sus propietarias explica las dificultades que frenan su recuperación

M. C. Logroño

Ante el patrimonio histórico privado la primera reacción, como así marca la ley, es exigir el mantenimiento a los propietarios. Pero no siempre resulta sencillo: en ocasiones porque son bienes heredados sin más interés sobre ellos; en otras porque la propiedad está muy polarizada y es complicado incluso contactar con todos los miembros; y en otros casos porque la envergadura de las actuaciones es tal que sobrepasa sus capacidades. Éste podría ser el de la Casa Palacio de los Manso de Zúñiga en Cidamón. Incluida en la conocida 'Lista Roja del Patrimonio', de la entidad nacional Asociación Hispania Nostra, la Casa Palacio se encuentra hoy en un estado ruinoso. Una de sus propietarias, Elena Gómez Escobar, explica cómo lo están viviendo.

«Nosotras [ella y su hermana] hemos mirado proyectos de arquitectos para recuperarlo y también trató de arreglarlo mi padre». «Fue él quien adquirió la finca en 1955, pero tiene un problema estructural: la casa era originalmente de una forma y después los Manso de Zúñiga pusieron encima unos torreones, pero la estructura no estaba preparada para ello y no había forma de arreglarlo. No era algo externo, de tejado o fachada, sino interno», apunta y recalca: «Claro que nos hubiera gustado arreglarlo; a veces oigo a la gente que dice que lo hemos dejado, pero a las primeras que nos apena es a nosotras. Viví en él mi infancia y me encantaría poder recuperarlo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos