El antojo 'riojano' de Amancio Ortega

Fachada del Centro Riojano de Madrid, en Serrano, 25. :: /L.R.
Fachada del Centro Riojano de Madrid, en Serrano, 25. :: / L.R.

El dueño de Inditex ofreció 10 millones por una parte de la sede del Centro Riojano de Madrid, oferta que la institución rechazó

Roberto G. Lastra
ROBERTO G. LASTRALogroño

Decirle no a la primera fortuna de España y uno de los cinco hombres más ricos del mundo no debe de ser fácil y menos cuando hay dinero de por medio. Pero el Centro Riojano de Madrid lo ha hecho con Amancio Ortega, fundador y dueño del imperio Inditex.

Según cuentan OK Diario y El Mundo, el magnate textil ha sucumbido en los últimos tiempos a su proverbial austeridad y parece más proclive a concederse algunos antojos más propios de sus cuentas corrientes. Al parecer, animado por su hija Marta, el empresario echó el ojo hace unos meses a una de las plantas nobles del número 25 de la calle Serrano, sede desde 1984 del Centro Riojano de Madrid.

La oferta de Amancio Ortega, generosa y como para al menos pensársela, ascendió a 10 millones de euros. Pero la institución riojana dijo que no, primero a través de su Junta de Gobierno, presidida por Pedro López Arriba, rechazo que fue certificado poco después por la Junta General de Socios de la entidad, convocada ante el montante de una operación económica abocada al fracaso no por el cheque, sino por los flecos. Aunque el Centro Riojano de Madrid eludió ayer comentario alguno, Diario LA RIOJA ha podido saber que la oferta del dueño de Inditex era solo por la planta primera del inmueble -un edificio señorial (premio nacional de arquitectura 1923 y ubicado en el barrio de Salamanca, en el corazón financiero, comercial y cultural de la villa-, lo que dejaba fuera de la negociación el resto de posesiones de las que la institución riojana es titular: la antigua carbonera, las viejas cocheras y el torreón, propiedades que en su conjunto ascenderían a no menos de 15 millones de euros. Aceptar la oferta de Amancio Ortega, además de desgajar posesiones, hubiera supuesto una importante inyección económica para la entidad, pero insuficiente para encontrar en la capital una sede igual de céntrica y de similar tamaño.

La sede de la calle Serrano 25 fue adquirida hace 33 años por 60 millones de pesetas

Que el edificio se había convertido en un anhelo de los Ortega ha quedado rubricado meses después cuando la familia ha adquirido el ático del inmueble por 8 millones de euros. El clan textil se convierte así en nuevo y bien avenido vecino de la 'embajada' riojana en la capital, que ha decidido aferrarse a la que es la decimoprimera sede en sus 116 años de historia, una preciada propiedad a la que se mudó en 1984 tras un desembolso de 60 millones de las viejas pesetas.

Fotos

Vídeos