Los animales salvajes provocaron 308 accidentes de tráfico hasta noviembre

Las cifras suponen un aumento de la siniestralidad interurbana del 10 por ciento con respecto al año 2016

J.I.G. LOGROÑO.

Las carreras interurbanas riojanas fueron escenario en los diez primeros meses del año de 308 accidentes de tráfico de diferente consideración en los que se vieron implicados 329 animales salvajes. En los siniestros, según la Jefatura de Tráfico de La Rioja, no hubo que lamentar ninguna victima mortal y en 6 de los accidentes se registraron 12 víctimas de diferente consideración. Las cifras suponen un aumento de la siniestralidad interurbana con respecto al 2016 del 10%, año que registró 280 accidentes de tráfico en los que s vieron impliados animales salvajes.

Los meses del presente año con mayor siniestralidad de este tipo fueron mayo (39 accidentes), agosto (34), septiembre (34) y octubre (43). En lo que se refiere a los animales, se vieron involucrados 131 jabalíes, 90 corzos, 20 ciervos y 15 zorros, además de animales domésticos, con 44 perros y 17 de otras especies, y otros 12 casos en los que los animales no fueron identificados.

Más

La franja horaria de mayor siniestralidad con animales salvajes se produce entre las 18 horas y 24 horas: en lo que llevamos de año supuso casi la mitad de los siniestros, 158. En cuanto a las carreteras, el mayor número de accidentes se registraron en las vías serranas, así como en la N-232 (Vinaroz-Vitoria-Santander) con 43; en la AP-68, con otros 38 accidentes; la carretera LR-111, con 35 siniestros; la N-111 (Logroño-Soria) con 26 accidentes de tráfico; la A-12 contabilizó 19 accidentes; la carretera LR-123 (de Arnedo a Cervera) contabilizó 18 siniestros y la LR-209 (de Tirgo a Sajazarra) con 15 accidentes. Por lo que se refiere al número de heridos, se contabilizaron 12, de diversa consideración, registrados en seis de estos accidentes. En cualquier caso, no hubo que lamentar víctimas mortales. El resto de siniestros resultaron sin heridos.

La sequía y la ausencia de alimentos en zonas montañosas parece ser la principal razón del movimiento de los animales, principalmente los jabalíes, que descienden a los valles en busca de alimentos, llegando a cruzar algunas carreteras y provocando accidentes de tráfico, donde destacan los daños materiales causados.También son reseñables los accidentes causados por los jabalíes en la autopista AP-68, a donde acceden bajo las vallas de protección, escarbando en la tierra. Sucesos de esta índole se repitieron en la autopista a su paso por los términos de San Asensio y Cenicero. Y, finalmente, no es menos destacable la aparición de jabalíes en el casco urbano de Logroño, donde en más de una ocasión han sido abatidos por agentes policiales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos