La amenaza de la sobrepoblación de la fauna

LA RIOJA LOGROÑO.

En el invierno, el campo comienza un nuevo ciclo productivo, plantaciones, poda, siembra..., que es especialmente sensible a la fauna silvestre, de modo que, si existe sobrepoblación de ésta, los daños resultan inevitables. La grave sequía que padecemos desde hace dos años ha propiciado que los animales se alimenten del único recurso natural que encuentran en el campo como son los brotes y yemas de las vides, la corteza de los frutales, almendros y olivos, el cereal o las hortalizas.

ARAG-Asaja advierte de que los daños provocados por ciertos animales, especialmente conejos, jabalíes y corzos, son cuantiosos e irrecuperables ya que arrasan con buena parte de estos cultivos y generan una situación de indefensión para los agricultores que resulta insostenible. Por ello, la organización denuncia la falta de medidas tomadas por parte de la administración, a la que viene reclamando la modificación de la actual Ley de Caza, que data de 1998, para intentar evitar estos daños.

ARAG-Asaja eleva la voz de alarma ante la situación actual de desequilibrio provocada por una sobrepoblación de estos animales que subsisten con las producciones de los agricultores haciendo peligrar su economía y vuelve a exigir a la administración que adopte medidas extraordinarias y urgentes para atajar, de una vez por todas, esta situación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos