«Ambiciono un Estatuto para las próximas décadas»

Concluía José Ignacio Ceniceros su intervención cuando pareció que elevaba el tono: atacaba entonces el flanco de la eterna reforma del Estatuto, siempre pendiente, mencionando su intención de convertir la norma fundamental de los riojanos en «garantía de los derechos y el bienestar de los riojanos». Pero no hubo tal: bajó el timbre de voz y replegó cualquier ambición sobre una cuestión de semejante calado para regresar al conformismo: «Ambiciono un Estatuto para las próximas décadas, no para las próximas elecciones». Con una coda final, dirigida hacia los escaños de la oposición: así debe interpretarse su advertencia de que toda modificación del Estatuto deberá contar con el partido mayoritario en la Cámara. «El PP es necesario», proclamó. ¿Para qué? Para forjar mayorías parlamentarias que garanticen un amplio consenso. Imprescindible, a juicio de Ceniceros, para limitar aforamientos o limitar mandatos. Conclusión: que la reforma puede esperar.

Fotos

Vídeos