Uno de cada dos alumnos de altas capacidades es víctima de acoso y el 25% sufre ciberacoso

Uno de cada dos alumnos de altas capacidades es víctima de acoso y el 25% sufre ciberacoso

Un informe de la UNIR, en el que han participado 285 estudiantes, 23 de ellos riojanos, revela que el 25% de los acosados cree que el profesorado ha propiciado su situación

Logroño. El regalo de una alta capacidad intelectual llega a menudo envenenado. Junto a la desmotivación, los desajustes emocionales, la infelicidad y el sufrimiento que suelen llevar al fracaso y al abandono escolar, los alumnos más capacitados tienen un riesgo aún mayor de convertirse en la diana favorita de algún compañero de pupitre. ARNAC (Asociación Riojana de Niños de Altas Capacidades) ya alertó hace dos años desde estas mismas páginas que casi la mitad de este colectivo podría ser víctima de acoso escolar y no ha errado ni un milímetro, según constató ayer la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR) en la presentación de un estudio pionero en la materia.

Los grandes datos son demoledores: el 55,1% de los alumnos de altas capacidades que han participado en el estudio han sido víctimas de acoso escolar tradicional y el 25% de ciberacoso, según detallaron ayer Javier Tourón, vicerrector de Innovación Educativa de la UNIR y uno de los autores del informe; y Joaquín González-Cabrera, investigador y profesor del Departamento de Psicología en la Educación y Psicobiología del centro y coordinador de esta investigación en la que han participado 285 estudiantes de 35 provincias españolas -23 de ellos de La Rioja aportados por ARNAC-, 175 varones y 109 mujeres con edades comprendidas entre los 9 y los 18 años -122 de Primaria, 118 de Secundaria y 39 de Bachillerato-.

«Las poblaciones que presentan características especiales son más propensas a ser víctimas de acoso y los alumnos con altas capacidades están más fastidiados que el resto, sin duda», destacó González-Cabrera, quien, tras recordar que «el acoso escolar es el único problema educativo que cuesta vidas humanas», desglosó algunos datos aún más descorazonadores. Sobre el acoso escolar tradicional reveló que «si al 55,1% que son víctimas leves o graves de acoso le sumamos la condición de víctima-agresor, el porcentaje se eleva hasta el 83,2%, aunque no existen agresores graves y solo el 2,5% se considera agresor leve». En cuanto al ciberacoso, detalló que el 25,1% del alumnado con alta capacidad es cibervíctima pura, el 3,9% ciberagresor puro y el 6,6% cibervíctima-agresor.

LAS FRASES Joaquín González-Cabrera Coordinador del estudio «El acoso escolar es el único problema educativo que cuesta vidas humanas» Javier Tourón Vicerrector de la UNIR «Que de 285 el 55,1% sea víctima de acoso es una tragedia, aunque no hubiese más»

Afectación psicológica

El informe, pionero en España, también se ha encargado de tratar de trazar el perfil emocional de los alumnos de altas capacidades acosados, que acreditan mayores puntuaciones en depresión, estrés, ansiedad y una percepción de peor calidad de vida; lo mismo que las cibervíctimas, con «una mayor afectación psicológica que los no implicados en todas las dimensiones del estudio».

González-Cabrera y Tourón llamaron la atención sobre otro preocupante resultado surgido de las encuestas realizadas: el 25% de los participantes en el estudio que ha sido víctima de acoso o cyberbullying considera que «el profesorado ha propiciado de alguna manera su situación».

Y uno más, el 33,1% de los participantes indicó que no tiene limitación del uso de su teléfono móvil por parte de la familia y el 95% usa Internet a diario. «Es necesaria una labor de vigilancia activa y proactiva, en edades sensibles, por parte de la familia», alertaron los expertos, quienes reclamaron un adecuado tratamiento de esta realidad por parte de la Administración y los centros educativos. Con 19.200 alumnos de altas capacidades censados por el Ministerio de Educación, 191 en La Rioja, los autores advirtieron de que no se pueden extrapolar los resultados del estudio a todo el colectivo, «pero tampoco se puede descartar». «Que de 285 más de la mitad sea víctima de acoso es un tragedia aunque no hubiese más, que no es así», aseveró Tourón, que urgió a desarrollar un programa específico de prevención y también de intervención.

Realizado entre junio y octubre del 2017, el estudio de la UNIR será ampliado en el futuro con el objetivo de incrementar la prevalencia y analizar la evolución de los datos para tratar de acercarse a la incidencia real.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos