Altadis reclama por vía judicial «parte» de los 788.000 euros que devolvió tras cerrar

Altadis reclama por vía judicial «parte» de los 788.000 euros que devolvió tras cerrar
Sonia Tercero

La tabaquera ha interpuesto siete recursos contencioso-administrativos contra la Comunidad por ayudas que estima ejecutadas

María José González
MARÍA JOSÉ GONZÁLEZLogroño

Altadis ha reclamado por la vía contencioso-administrativa «parte» de los 788.000 euros en subvenciones que ha tenido que devolver al Gobierno regional este año tras cerrar su factoría de Logroño el pasado 31 de diciembre. La tabaquera revirtió esos fondos recibidos de la Comunidad por diferentes conceptos (inversiones, innovación, seguridad, etcétera) una vez que clausuró la planta de El Sequero. La devolución se realizó, pero ahora la empresa recurre a la vía contencioso-administrativa para tratar de recuperar parte del dinero devuelto, según confirmaron la propia compañía y el consejero de Administración Pública y Hacienda del Gobierno de La Rioja, Alfonso Domínguez.

Más

El director de Comunicación de la tabaquera, Miguel Ángel Martín, explicó que se ha recurrido porque hay una «disparidad de criterios» con el Gobierno regional sobre algunas ayudas, que la empresa estima que están ejecutadas. Además Martín, quien no quiso revelar a qué importe asciende el capital que se proponen recuperar, aseguró que se ha recurrido a la vía contencioso-administrativa «tras haber agotado todos los procedimientos administrativos previos».

Por su parte, Domínguez concretó que se trata de siete recursos presentados ante los dos juzgados de lo Contencioso-administrativo de Logroño por otras tantas resoluciones de devolución derivadas de distintas ayudas y procedimientos. Domínguez aseguró no poder profundizar en más detalles, por ejemplo qué argumenta Altadis en cada recurso para reclamar los fondos, porque «todo se encuentra en la fase inicial, en lo que se llama el plazo para formular la demanda». Eso sí, reconoció que estos recursos, además de «legítimos», entran dentro de «la lógica», ya que lo habitual cuando la administración emite una resolución sobre la devolución de unas ayudas o el pago de un impuesto, es que la empresa o la persona física paguen lo que se les reclama aunque posteriormente recurran por estar disconformes.

Una vez confirmada la decisión definitiva de Altadis de cerrar la fábrica de Agoncillo, la Agencia de Desarrollo Económico de La Rioja (Ader) revisó los expedientes de los años 2013, 2014 y 2015 (periodo máximo de la vigencia de ciertas ayudas) y concluyó que Altadis tenía que devolver a las arcas riojanas 788.000 euros, cantidad resultado de la suma de las subvenciones que la tabaquera debía devolver más los intereses legales devengados. Estos son los fondos en ayudas públicas que el Gobierno regional abonó a la tabaquera, si bien la cifra de subvenciones aprobadas fue mayor: algo más de 1,94 millones de euros.

Y es que una cosa son las subvenciones aprobadas y otra, distinta, las cantidades abonadas. La resolución de la aprobación es un contrato en el que, por un lado, la empresa se obliga a hacer una serie de inversiones o de creación de empleo y, por otro, la administración se compromete a aportar unos recursos públicos sujetos a las condiciones que establece ese contrato. Esa distinción se materializó en el caso de Altadis en que de los 1,94 millones de euros aprobados a su favor sólo se transfirieron a sus cuentas 740.972 euros después de liberalizar 759.000 euros y descontar diferentes facturas por estar fuera de plazo, según los datos de la Ader. En el aire estaban otros 40.000 euros que finalmente no se liquidaron.

Capital más intereses

No todas las subvenciones entregadas se pudieron reclamar ya que había expedientes y concesiones que se cumplieron y estaban cerrados, pero otros sí estaban obligados a mantener determinada inversión durante un cierto plazo de tiempo. Así, el importe sujeto a devolución, según los cálculos del Gobierno regional con los que discrepa Altadis, fue de 644.981 euros a los que hubo que añadir los intereses legales, sumando un global de 788.000 euros.

Las dos concesiones más cuantiosas a Altadis se aprobaron en el 2007 y el 2009. Ambas se enmarcaron en programas para fomentar la inversión empresarial de interés regional y ascendieron a 444.297 y 600.000 euros, respectivamente.

Las dos últimas subvenciones aprobadas a favor de la tabaquera (más de 9.000 euros destinados a la innovación tecnológica y de gestión) se publicaron en el BOR del 28 de diciembre del 2016, es decir, cuando la dirección de El Sequero ya conocía la decisión de Imperial Tobacco de cerrar la planta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos