Alrededor de 60 parejas riojanas se divorcian cada año sin tener que pasar por los juzgados

Las mediadoras familiares Patricia Álvarez y Marisa Rodríguez, en el Centro Asesor de la Mujer en Logroño. :: /Juan Marín
Las mediadoras familiares Patricia Álvarez y Marisa Rodríguez, en el Centro Asesor de la Mujer en Logroño. :: / Juan Marín

El Servicio de Mediación Familiar intercede de forma gratuita entre los cónyuges para que alcancen acuerdos consensuados sobre bienes y visitas a hijos

Pilar Hidalgo
PILAR HIDALGOLogroño

Alrededor de 60 parejas se divorcian o separan cada año en La Rioja sin tener que pasar por los juzgados. El Servicio de Orientación y Mediación Familiar del Gobierno riojano intercede entre los matrimonios que quieren poner fin a su relación y les ayuda a alcanzar acuerdos consensuados sobre los derechos y deberes derivados de su ruptura.

Este recurso de carácter gratuito y ofrecido por la Consejería de Políticas Sociales y Familia medió en el 2017 en 65 procesos de divorcio, separación o modificación de los términos de la separación. En el 2016 intervino en 66 procesos de este tipo.

Cifras del 2017
Durante el pasado año el servicio resolvió 181 consultas informativas y 283 jurídicas en materia de familia; medió en 65 procesos de divorcio, separación o modificación de los términos de separación y orientó a 168 familias y parejas que querían mejorar sus relaciones familiares. En total, atendió a 640 adultos y 18 menores.
Datos del 2016
El servicio resolvió 246 consultas informativas y 55 jurídicas; medió en 66 procesos de divorcio, separación o modificación de los términos de separación y orientó a 180 parejas que querían mejorar sus relaciones familiares. En total, atendió a 608 adultos y 24 menores.
Ubicación. Este recurso presta su atención en tres centros
en Logroño (en el Centro Asesor de la Mujer, en horario de 9 a 13 y entre las 16 y las 19 horas, de lunes a viernes); en Calahorra (en el Centro de Coordinación de Servicios Sociales Comunitarios de Rioja Baja, de 10 a 14 horas los lunes y miércoles) y en Santo Domingo de la Calzada (en el Centro de Coordinación de Servicios Sociales Comunitarios de Rioja Alta, de 10 a 14 horas los jueves).

La abogada y mediadora familiar Marisa Rodríguez, precisa que las parejas que acuden «llegan a un acuerdo en el 90% de los casos y el 10% restante nos dice que al menos les ha servido para hablar entre ellos y lograr una relación más normalizada de cara a tramitar el divorcio».

«Ayuda a familias con una crisis puntual a reconducir situaciones o a encauzarlas sin llegar a la judicialización» celia sanz /dtora. gral. servicios sociales

En estos acuerdos se explicitan las medidas paternofiliales (patria potestad, régimen de visitas a los hijos, pensión de alimentos), la pensión compensatoria, el uso de la vivienda familiar, los bienes comunes, la ejecución de sentencias y la modificación de las medidas adoptadas en sentencias de separación, divorcio o ruptura de la pareja. Luego un abogado y un procurador que representen a ambas partes lo tramita en los juzgados.

Calahorra, Santo Domingo y Logroño

El Servicio de Orientación y Mediación Familiar se presta en Logroño, Calahorra y Santo Domingo. El acceso es directo (normalmente llegan por recomendación de otros usuarios) o también por derivación de profesionales de la Justicia, los Servicios Sociales o la Salud.

Más

Hay ocasiones en que son los propios juzgados los que les remiten casos de parejas con un largo historial de procedimientos judiciales a sus espaldas. «Fortalecemos la idea de que es mucho mejor un acuerdo, en el que las decisiones las van a tomar ambos, que un contencioso. Porque al judicializar un proceso la resolución la adopta un juez que no tiene nada que ver con ellos y existe un perdedor y un ganador», señala Rodríguez.

«Una mediación familiar resulta menos costosa no sólo económicamente, sino también emocionalmente» patricia álvarez / mediadora familiar

«Una mediación familiar resulta menos costosa, no sólo económicamente porque no tienen que pleitear en el juzgado cada uno con su abogado y procurador, sino también emocionalmente», agrega la psicóloga y mediadora familiar, Patricia Álvarez, ya que durante la intervención pueden recibir atención psicológica, además de información legal. «El llegar a un acuerdo 'a medida' previene también los incumplimientos», completa Álvarez. No obstante, a los usuarios se les realiza un seguimiento a los tres meses.

La gran mayoría de las personas que recurren a este servicio acuden por temas de separación o divorcio. No obstante, este recurso atiende asimismo a personas en proceso de duelo tras la ruptura de una relación, familias con dificultades en la convivencia entre padres e hijos menores o con conflictos por herencias o por el cuidado de los padres ancianos. «El servicio ayuda a las familias con una crisis puntual a reconducir esas situaciones o a encauzarlas de forma pacífica y consensuada, sin llegar a la judicialización», resume la directora general de Servicios Sociales, Celia Sanz.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos