Un álbum de fotos sin sonrisas

El Veloláser, instalado sobre un trípode, en la carretera N-232 a la altura de la Zanussi de Fuenmayor. :: / Sonia Tercero

El nuevo radar Veloláser, 'estrella' de la campaña especial de control de velocidad de la Guardia Civil de Tráfico de La Rioja | A prueba de inhibidores y ajustable para cualquier ubicación, el cinemómetro de última tecnología está ideado para detectar las infracciones más graves

Roberto G. Lastra
ROBERTO G. LASTRALogroño

Aunque son la primera línea de auxilio y apoyo en la carretera, la misión sancionadora de los agentes de la Guardia Civil de Tráfico provoca que los conductores solamos tenerles más miedo que a un nublado. Presentes a diario en la red viaria riojana, su visibilidad es aún mayor desde el pasado lunes, con la puesta en marcha de la campaña especial de concienciación y vigilancia de la velocidad que la Dirección General de Tráfico (DGT) mantendrá en España hasta el próximo domingo, una iniciativa que se desarrolla de forma simultánea en una treintena de países que integran la Organización Internacional de Policías de Tráfico.

Última tecnología para evitar excesos de velocidad.
Última tecnología para evitar excesos de velocidad. / Sonia Tercero

Radares fijos, móviles, de tramo, aéreos (helicóptero Pegasus), la actual campaña especial de Tráfico cuenta con un protagonista especial: el Veloláser, el cinemómetro de última generación estrenado ya por la DGT en Semana Santa. Con 60 unidades adquiridas por 860.310 euros, la mitad de ellas ya están en funcionamiento, una de ellas en La Rioja, según pudo comprobar ayer Diario LA RIOJA durante un control desarrollado a primeras horas en la N-232 en Fuenmayor, en concreto en la denominada recta de la Zanussi.

EL VELOLÁSER

Casi indetectable
Utiliza un sensor láser Lidar para controlar la velocidad, por lo que es más difícil de identificar por detectores e inhibidores.
Versatilidad
Puede montarse en un trípode, anclarse en un guardarraíl o quitamiedos, colocarse en una cabina lateral e incluso sujetarse en cualquier turismo o motocicleta.
Última tecnología
El dispositivo se gestiona a distancia mediante herramientas móviles (tabletas), por lo que no es necesario que la patrulla se encuentre junto a él. Si funciona por wifi se puede situar a unos 50 metros, mientras que si lo hace a través de conexión 4G casi no tendría límite.
Otras ventajas
Sus mediciones abarcan dos carriles, ya sean en un mismo sentido o en opuestos. Eficaz tanto de día como de noche.

«El Veloláser está pensado para las infracciones más graves, las que conllevan la detracción de puntos del carné, que son, además, las que provocan los accidentes más graves», explicó José Manuel Zarauza, teniente de la Guardia Civil de Tráfico de La Rioja, quien destacó que «el objetivo es reducir la siniestralidad, por lo que la patrulla, además del radar láser, lleva un etilómetro y un drogotest para trabajar frente a las tres infracciones más graves -velocidad, alcohol y drogas-, que son las que están detrás de la mayoría de los accidentes más dramáticos». «Se trata de concienciar a los conductores en todo tipo de tramos y en todo tipo de vías porque está demostrado que los siniestros más graves se producen en las carreteras convencionales», añadió el oficial.

Dos agentes observan los datos del cinemómetro sobre un trípode.
Dos agentes observan los datos del cinemómetro sobre un trípode. / Sonia Tercero

Defensor de que una de las principales labores de la Guardia Civil de Tráfico debe ser «tratar de reeducar al ciudadano al volante», el teniente Zarauza, frente a las habituales acusaciones de afán recaudatorio, resaltó que «el número de boletines de denuncia, según las estadísticas de nuestro destacamento, se ha reducido considerablemente respecto a hace tres o cuatro años, aunque es cierto que se observan más por infracciones más graves».

Ligero, versátil y eficaz

Con la velocidad inadecuada como causa directa de casi el 20% de los accidentes con víctimas y de un tercio de los siniestros mortales producidos el pasado año en La Rioja, el Veloláser es una herramienta clave.

Máquina instalada en el interior del vehículo policial.
Máquina instalada en el interior del vehículo policial. / Sonia Tercero

Pequeños, ligeros y a prueba de detectores e inhibidores, entre sus ventajas destaca su enorme versatilidad ya que pueden montarse en un trípode, anclarse en un guardarraíl o sujetarse a cualquier coche o moto de Tráfico. Como su gestión se lleva a cabo a distancia mediante dispositivos móviles (tabletas), la patrulla no tiene que estar al lado, ya que el wifi permite situar el dispositivo a unos 50 metros y la tecnología 4G, a centenares de metros.

Eficaz de día y de noche, abarca dos carriles, sean en un mismo sentido u opuestos. «Las fotos y el resto de datos se transmiten de inmediato a la tablet, lo que nos permite parar poco después al vehículo detectado y notificar la infracción y sanción a su conductor», detalló, por su parte, el agente de Tráfico Antonio Barros Rodríguez. Solo la prudencia evitará esta semana un gran álbum de fotos sin sonrisas, además de otros disgustos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos