Un alarde de colorido y algarabía

Luz. Los vecinos de El Rasillo iluminaron la velada con velas./
Luz. Los vecinos de El Rasillo iluminaron la velada con velas.

El auditorio del Ayuntamiento de Logroño se llenó de cánticos y camisetas de apoyo a cada una de las cinco localidades

P. HIDALGO JUAN MARÍN

Ya se sabe: para cada cual, su pueblo es el mejor. Y así quedó de manifiesto ayer desde el primer minuto en el auditorio del Ayuntamiento de Logroño. «¡Ventosa es la mejor!», coreaban con todas sus fuerzas los ventosinos. «¡Camprovín!», contraponían los de esta localidad. «¡Hormilleja!», «¡El Rasillo!», exclamaban los de estos municipios y la charanga de Murillo de Río Leza no cesaba de tocar.

La gala de entrega de los premios de 'Mi pueblo es el mejor 2017. Fiestas y Tradiciones' arrancó con un gran jolgorio, y no menos color. Cada pueblo se enfundó un tono que le representase e, incluso, los de Hormilleja se trajeron su bandera. Ellos compusieron una hinchada de camisetas azules; mientras que los de Camprovín se colocaron otras en negro y los de Murillo acudieron con los blusones rojos de su peña. Las gentes de Ventosa llegaron vestidas con las capas marrones de tratantes y las de El Rasillo portaban las luces que iluminan su mágica noche de verano.

Ese alarde de color y algarabía se fue completando después durante el turno de exposiciones, donde entre las palabras y los vídeos cada pueblo intercaló algunas de sus tradiciones más representativas. Los representantes de Murillo se arrancaron por las coplillas que conforman 'La Charramandina'; los de Camprovín cantaron 'Camprovín, te quiero'; los ventosinos realizaron su intervención en verso; Hormilleja tiró de humor y El Rasillo elogió a su olmo y sacó al escenario a serranas que han recuperado sus danzas.

Cuando el jurado se marchó a deliberar, el mago Iceman buscó la colaboración de la entrañable murillense Asun que, antes de que su municipio se proclamara vencedor, fue elegida 'mejor cutis' de la fiesta por el dermatólogo y presidente del jurado, Miguel Aizpún. Luego su localidad además ganó. Y entonces volvieron a escucharse los cánticos en la bandada de Murillo. Pero esta vez para entonar un «¡Campeones!».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos