Agricultura recibe 773 peticiones de crédito para paliar la sequía y las heladas

Nagore, con representantes de las entidades financieras que colaboran en la concesión de créditos. :: miguel herreros/
Nagore, con representantes de las entidades financieras que colaboran en la concesión de créditos. :: miguel herreros

La Consejería otorgará también 256 ayudas directas a ganaderos afectados por un importe de 433.373 euros

MARÍA FÉLEZ LOGROÑO.

La sequía y las heladas del mes de abril han hecho que muchos agricultores pierdan una buena parte de su renta este año. Para mitigar las consecuencias de estos fenómenos la Consejería de Agricultura ha ofrecido la posibilidad de adherirse a unos créditos bonificados que deberán ser devueltos a lo largo de cinco años y que, entre otras premisas, obligan al agricultor a mantener un seguro por inclemencias climatológicas durante ese tiempo.

Ayer, el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Íñigo Nagore, firmaba un convenio con once entidades financieras que serán las que colaboren en esta medida de bonificación. Según los datos que ofreció, un total de 773 agricultores afectados por la sequía y las heladas, principalmente, han presentado la solicitud de ayuda.

La cuantía de las ayudas se situa en un importe mínimo de 6.000 euros y uno máximo de 40.000 euros en el caso de personas físicas y de 100.000 euros para explotaciones asociativas con un importe total de 14,8 millones de euros, «una cantidad que refleja la necesidad de financiación del sector para afrontar la nueva campaña agrícola», aseguró Nagore al ofrecer los datos.

En los próximos días se publicarán en el Boletín Oficial de La Rioja las solicitudes aprobadas y denegadas y a partir de ese momento los agricultores tienen hasta el 31 de diciembre para dirigirse a la entidad elegida y formalizar el préstamo.

En el caso de la línea excepcional dirigida a los ganaderos de extensivo, tras la revisión de las solicitudes presentadas, serán 256 titulares de explotaciones los beneficiarios de ayudas directas por un importe de 433.373 euros.

Igor Fonseca, de ARAG-Asaja, señaló que considera «adecuado que haya una vinculación de este tipo de ayudas con la obligación de contratar un seguro que debe ser considerado como un gasto más de la producción», aunque desde el sindicato agrario creen que «el número de agricultores es bajo teniendo en cuenta que la sequía prácticamente ha afectado a la totalidad del campo riojano». La explicación, indicó, es que «no todo el mundo puede pedir un crédito que luego hay que devolver».

Por su parte, Óscar Salazar, de UAGR, valoró «el esfuerzo de la Consejería» pero lo estimó «insuficiente». «Ante esta situación extraordinaria tenemos que tener medidas extraordinarias y un crédito no lo es porque si la situación de sequía continúa el crédito puede convertirse para el agricultor en un problema más que en una solución», apuntó el presidente del sindicato.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos