Las adicciones tecnológicas no tienen un centro de referencia

En La Rioja no hay una entidad dedicada en exclusiva a este problema si bien tanto Proyecto Hombre como ARAD Rioja ya han comenzado a ofrecer programas de deshabituación

L.J.R. Logroño

Este año la Organización Mundial de la Salud (OMS) actualizará su Clasificación Internacional de Enfermedades y, por primera vez, estará incluido el trastorno por videojuegos como enfermedad mental. Una realidad que, en cierta medida, engarza con la adicción a las nuevas tecnologías que cada día suma afectados y que las organizaciones clásicas contra adicciones han sumado a su catálogo de servicios.

En La Rioja no hay una entidad dedicada en exclusiva a este problema si bien tanto Proyecto Hombre como ARAD Rioja ya han comenzado a ofrecer programas de deshabituación. Cambios de comportamiento, aislamiento, deterioro de las relaciones personales, alteración de la rutina, abandono de otras actividades son algunos de los síntomas que pueden alertar de una excesiva exposición a las nuevas tecnologías.

La comunidad de Madrid anunció en septiembre que este año abrirá un centro especializado para atender adolescentes (entre 12 y 17 años) adictos a las nuevas tecnologías y que ofrecerá un servicio de asesoramiento, prevención e intervención pedagógica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos