«Actuar contra la violencia de género es una prioridad absoluta»

«Actuar contra la violencia de género es una prioridad absoluta»

Celia Sanz Directora general de Servicios Sociales

E. SÁENZ LOGROÑO.

El grupo de 'supervivientes' de violencia de género es sólo una de las herramientas con que La Rioja encara la lacra de las mujeres maltratadas. Sanz repasa las actuaciones implementadas al respecto por el Gobierno regional que convergen en un mismo afán: generalizar un criterio de igualdad que ejerza de antídoto.

-¿Son suficientes las medidas y recursos actuales' ?

-Actuar contra la violencia de género es una prioridad absoluta. Prueba de ello son las dos direcciones generales que trabajan en este ámbito (Justicia y Servicios Sociales) de manera coordinada y transversal y que no sólo luchan contra todas las dificultades que puede encontrar la víctima, sino también frente a mensajes mediáticos que acostumbran a enfatizar la parte negativa del problema y a veces obvian los valores de superación y fortaleza que demuestran las mujeres.

-¿Cuál es la fórmula para atender a quien pasa por este trance?

-Lo inmediato es que la víctima sea consciente de que lo es. Superado ese paso, que no siempre es fácil, desde la administración se abre un abanico de recursos desde el punto de vista judicial, social y asistencial combinados con una labor de prevención. Una de los elementos cruciales es la educación, y ahí se incardinan programas como el de 'Buenos tratos' y 'Relaciones positivas' que tratan de concienciar desde la escuela y los institutos de la importancia de la igualdad y el respeto.

-¿Por qué entonces algunas de las últimas encuestas a nivel nacional constatan que más del 27% de los jóvenes cree que la violencia machista es una 'conducta normal' en el seno de una pareja?

-El mensaje que trasladan los profesionales en las aulas es contundente. El problema es que esa labor choca, por otro lado, con una conciencia errónea de buena parte de la juventud sobre lo que es la violencia de género, que no sólo abarca las agresiones físicas, sino también presiones psicológicas, de control de la pareja... Y todo ello, combinado con un mal uso de las redes sociales que tienden a la hipersexualización y roles equívocos.

-¿Cómo se contrarresta eso?

-Trasladando una idea de igualdad real. Ser conscientes de que no cabe ninguna forma de machismo y que la educación es la base para llegar al modelo de sociedad que deseamos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos