Casi 6.000 riojanos renuncian por motivos económicos a tomar los fármacos recetados

Casi 6.000 riojanos renuncian por motivos económicos a tomar los fármacos recetados

Uno de cada tres ciudadanos cree que el copago debería incluir más tramos de renta y uno de cada cuatro es partidario de volver al sistema anterior

Carmen Nevot
CARMEN NEVOTLogroño

Hacer frente al pago de algunos medicamentos se convirtió en un serio problema para algunos riojanos. A la crisis se sumó en el 2012 el copago farmacéutico. Un sistema que para algunas familias supuso la puntilla para sus ya de por sí maltrechos bolsillos y que en la práctica consistió en que se excluyeron más de 400 medicamentos de la financiación pública con el fin de reducir la factura farmacéutica, los pensionistas empezaron a pagar el 10% de su coste y las aportaciones del resto de ciudadanos se modificaron en función de sus ingresos. La coyuntura económica no daba tregua y contribuir, aunque fuera con un mínima parte del precio de unos fármacos que hasta entonces se adquirían a coste cero para el usuario de la sanidad pública, fue para muchos un obstáculo infranqueable.

Más

Y aunque se está pasando página de la crisis, lo cierto es que todavía hay personas que en algún momento aseguran que han tenido que dejar de comprar algún medicamento recetado por su médico porque no podían pagarlo. Así se desprende al menos de los datos del último barómetro sanitario difundido este semana por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. En La Rioja, el 1,9% de los encuestados ha pasado por esta situación y si se extrapola el porcentaje, resulta que unos 5.900 riojanos tienen dificultades para hacer frente a sus tratamientos médicos.

Ahora bien, de acuerdo con este prolijo sondeo anual con el que el Gobierno escucha la voz de los ciudadanos sobre la sanidad pública, la situación en La Rioja ha cambiado durante estos últimos años y lo ha hecho a mejor. Las complicaciones para hacer frente al pago de los medicamentos han variado en función de la crisis. Así por ejemplo, y siempre según los barómetros sanitarios de años anteriores, el peor momento se vivió en el 2013, precisamente uno de los peores años de la crisis. Ese año, en el mencionado sondeo, el 3,8% de los riojanos, unos 12.000 en términos absolutos, reconoció que había dejado de comprar algún medicamento porque no se lo podía permitir. Un año después, la economía había empezado a tomar aire y los ciudadanos que habían tenido que renunciar a adquirir su receta eran 10.800. En el 2016 esta cifra cayó hasta los 7.200 y este año los afectados son poco más de 5.900.

En la comparativa con el resto de comunidades, esta región es una de las mejor posicionadas. Canarias es la comunidad en la que más personas han tenido que renunciar a sus medicamentos recetados. En total, el 11,3% de la población o lo que es lo mismo, uno de cada diez habitantes de las islas.

A Canarias le sigue Ceuta (7,8%) y Andalucía (7,2%). En mejor situación que La Rioja sólo se encontrarían Asturias (0,3%), nuestros vecinos del País Vasco (1,5%), y los usuarios de la sanidad pública en la Región de Murcia (1,8%).

La misma encuesta también pregunta a los ciudadanos su opinión sobre el sistema de pago de los medicamentos y en esta comunidad, el 33% de los ciudadanos, es decir, unos 100.000 riojanos consideran que el bautizado popularmente como copago debería contemplar más tramos para que las aportaciones que hacen los ciudadanos sean más adecuadas al nivel de renta de los pacientes. El 28,8%, poco más de 90.000, sostiene que el sistema está bien como está porque ahora paga según su nivel de renta.

Curiosamente, el 25%, es decir, uno de cada cuatro riojanos cree que lo más acertado sería volver al sistema anterior en el que los pensionistas no pagaban por las recetas y el resto sí. En el conjunto del país, el resultado es muy parejo, aunque la mayoría (32,6%) es partidaria de que se establezcan más tramos de forma que el dinero que se aporte esté más en consonancia con los ingresos de los usuarios. El 30,2% entiende que está bien como está y el 29,4%, un porcentaje nada desdeñable, aboga por recuperar el sistema anterior.

Relacionado con los fármacos, el Ministerio de Sanidad, a través el sondeo, también plantea a los ciudadanos si guardan en casa envases enteros de medicamentos recetados por su médico y el 13,8% de los riojanos reconoce que sí. La mayoría de estos fármacos son, por lo general, medicamentos que recetan por adelantado para que no falten. Al menos así lo han reconocido el 56,8% de la población. En el 35% de los casos los envases de más se corresponden con aquellos que finalmente se quedaron sin usar porque el paciente cambió su tratamiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos