Más de 44.100 riojanos abandonaron la comunidad en el 2016 por motivos laborales

La tasa de movilidad de los trabajadores de La Rioja asciende al 24,7%, la mayor de todo el país, duplicando la media nacional del 13,2%

M. J. GONZÁLEZ

logroño. El mercado laboral riojano registró el año pasado la entrada de 36.182 trabajadores procedentes de otras comunidades. En ese mismo periodo, sin embargo, 44.187 salieron de La Rioja hacia otras regiones por motivos laborales. Del cruce de ambos datos se concluye un saldo negativo de 8.005 profesionales. Es decir, La Rioja es una región «emisora» de trabajadores, según un estudio nacional hecho público ayer por Randstad, empresa líder en recursos humanos, que basa su análisis en los datos oficiales recopilados por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

El estudio de Randstad revela que los contratos que implican movilidad laboral han superado los 2,6 millones en España por primera vez en la historia. En concreto, se han registrado 2.627.075 contratos de este tipo, tras cuatro años de crecimiento consecutivo. Del 2001 al 2007, estos contratos también aumentaron de manera constante, pasando de 1.461.057 a 2.276.249, la tercera cifra más alta de toda la serie, sólo superada por los registros del 2015 (2.383.464 contratos) y del 2016.

LAS CIFRAS

8.005
trabajadores más salieron a trabajar fuera de La Rioja de los que entraron en la región el año pasado.
8,1%
es la tasa en la que aumentó el número de profesionales que 'emigraron' de La Rioja.
2,6
millones es la cifra de contratos firmados en España que implicaron movilidad laboral.

En el caso de La Rioja, 44.187 profesionales han cambiado de provincia para trabajar en el último año, una cifra que supera el 8,1% a la registrada en el 2015, cuando se desplazaron 40.868 profesionales.

El análisis también tiene en cuenta las comunidades con mayor o menor tendencia a la movilidad. Canarias y Galicia son las regiones con menor tasa de movilidad interautonómica, ambas con ratios por debajo del 5%. A continuación se sitúan Andalucía, con el 5,1%, y Cataluña con el 6,3%.

Uno de cuatro contratos

En el lado opuesto, como regiones con mayor índice de movilidad, sobresale La Rioja, donde uno de cada cuatro contratos ha supuesto un cambio de comunidad para el trabajador (24,7%). A continuación se sitúa Castilla-La Mancha, con el 21%. Murcia y Madrid, que aparecen en tercera y cuarta posición en este escalafón, registran tasas de movilidad del 14,3% y 14,1%, respectivamente.

Otro de los aspectos que revela el análisis llevado a cabo por Randstad es que existen determinadas regiones emisoras de trabajadores y otras receptoras. Se denominan 'emisoras' a aquellas comunidades autónomas donde salen más profesionales a trabajar a otras regiones de los que entran; es decir tienen un saldo negativo. En el caso de las 'receptoras', ocurre justo al contrario. Actualmente, seis regiones en España son 'receptoras', mientras que 11 son 'emisoras'. Madrid, Baleares y Cataluña son las comunidades autónomas que cuentan con un saldo positivo más elevado. En el caso de Madrid, que figura en primer lugar, su saldo de trabajadores es de 219.426 empleados. En Baleares y Cataluña esta cifra se sitúa en 48.024 y 35.931, respectivamente. Completan el listado de regiones 'receptoras' Murcia (26.426), el País Vasco (17.121) y Navarra (12.254).

En el lado opuesto, entre las regiones más 'emisoras', llama la atención el saldo negativo de Andalucía, donde han salido a trabajar 17.146 profesionales más de los que han entrado en la región. Castilla-La Mancha, Extremadura, Comunidad Valenciana y Castilla y León se sitúan a continuación, todas ellas con saldos negativos entre los 34.000 y los 44.000 trabajadores. La Rioja, por su parte, ha registrado un saldo negativo de 8.005 profesionales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos