La Rioja
Así recogió Diario LA RIOJA la entrega de vino para Ortega.
Así recogió Diario LA RIOJA la entrega de vino para Ortega.

Solidaridad en forma de vino

  • La Rioja se volcó con el secuestrado, que recibió una botella por cada día de tortura

  • Diario LA RIOJA movilizó a la sociedad riojana y llevó a la víctima de ETA las 532 botellas donadas por empresas y particulares

Veinte años después todavía recordamos el momento y no lo podemos echar al olvido». El periodista José María Esteban, director de Diario LA RIOJA cuando José Antonio Ortega Lara fue secuestrado, repasa estos días los entresijos de aquellas fechas, cuando la sociedad riojana se movilizó en apoyo del funcionario de la prisión de Logroño. Una corriente de solidaridad que, coordinada por este periódico, adoptó la forma de botella de vino de Rioja: fruto de la generosa donación de empresas y particulares, el 28 de julio de l997 una representación del periódico, encabezada por el propio Esteban, acudió al domicilio de Ortega en la localidad burgalesa de Montuenga para entregarle las 532 botellas de Rioja.

La campaña que emprendió nuestro periódico, denominada 'Un Rioja para Ortega Lara', nació tras conocer que la víctima de ETA había pedido precisamente tomarse un vino de Rioja en el hospital donde había ingresado para un reconocimiento médico tras su liberación. «Fue algo espontáneo», aclararía luego el funcionario de la prisión logroñesa. «Me salió así». Una ocurrencia que sirvió para que el periódico, que había cubierto su secuestro día tras día («Era una noticia dolorosa y sensible», señala Esteban), decidiera movilizar a la sociedad riojana, de modo que quienes desearan sumarse hicieran posible ese deseo de Ortega Lara: tomarse un vino de Rioja... cuando estuviera restablecido. Dicho y hecho, las botellas empezaron a llegar a esta casa, un acto de solidaridad de los riojanos que se extendió entre los lectores y alcanzó a buena parte de las bodegas más prestigiosas de la Denominación. «Las colas en la puerta del periódico casi saturaron las dependencias donde se guardaban las botellas», rememora Esteban.

Un botín que acabó en manos de su destinatario menos de un mes después de ser liberado. Hasta ese pueblecito de Burgos acudió un grupo de periodistas, que entregó sus botellas a Ortega Lara en medio de un ambiente alegre y distendido; el funcionario delataba todavía en su rostro aquel día las secuelas del secuestro más largo de la historia de ETA pero confraternizó durante un buen rato con los periodistas, acompañado por su cuñado Isaac Díez, quien durante su cautiverio ejerció como portavoz de la familia. También estuvo su esposa Domitila junto a su hijo, el pequeñín Daniel.

Mientras compartía con los asistentes y cataba un vino de Rioja, Ortega Lara hizo sus primeras declaraciones a un medio de comunicación, casi un mes después de recobrar la libertad. Fue entonces cuando, rotundo y contundente, aprovechó para expresar «a toda la sociedad española» su gratitud: «Estoy muy agradecido por la preocupación que ha manifestado durante mi secuestro». Unas palabras que José María Esteban sigue sin olvidar: «Ortega Lara nos hizo el mejor regalo que un periódico puede recibir: esas palabras, que eran toda una primicia, para agradecer a toda España su solidaridad, especialmente a los riojanos».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate