La Rioja

El Ministerio no incluye a La Rioja en el decreto de sequía mientras la CHE analiza la petición riojana

Aspecto que presentaba a finales de mayo el río Iregua a su paso por Torrecilla. :: sonia tercero
Aspecto que presentaba a finales de mayo el río Iregua a su paso por Torrecilla. :: sonia tercero
  • El consejero de Agricultura, Íñigo Nagore, explica que no se ha recibido respuesta desde la Confederación del Ebro y que hoy trasladará a la ministra la necesidad de la declaración en la región

Con el campo riojano pidiendo agua para paliar la intensa sequía que ya ha arruinado cosechas y amenaza con cercenar las que han sobrevivido, las organizaciones agrarias han sumado un nuevo motivo de enfado: el Gobierno central aprobó el 9 de junio un real-decreto ley que activó medidas para «paliar los efectos producidos por la sequía en determinadas cuencas hidrográficas». La del Ebro se quedó al margen de una norma que beneficiará a los agricultores del Júcar, del Segura y a los integrados en la Confederación Hidrográfica del Duero, que elevó al Ministerio la petición de declaración de sequía el pasado mes de febrero.

Íñigo Nagore, consejero de Agricultura de La Rioja, explicaba ayer que La Rioja ha exigido formalmente a la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) esa declaración pero que, de momento, no ha recibido respuesta alguna. «La CHE no ha contestado nada», lamenta. Ni respuesta ni reuniones para abordar esa posibilidad, completa el titular de Agricultura, que también recuerda que «las declaraciones de sequía afectan a toda la cuenca» y que, en el caso del Ebro, los mayores problemas se concentran en la margen derecha, en territorio riojano. «Hay una zona especialmente afectada que es la que está sufriendo más la sequía», abunda Nagore, que aunque plantea dudas sobre una posible declaración parcial, dice que no cejará en el intento. «Lo que queremos es que exista un tratamiento coherente y se adopten esas medidas urgentes para la margen derecha. Vamos a seguir insistiendo en la necesidad de su implantación», insiste el consejero.

Esas medidas urgentes a las que se refiere Nagore están recogidas en el real-decreto aprobado la semana pasada y que beneficiará a los titulares de explotaciones agrarias del Júcar, del Segura y del Duero cuando «hayan tenido una dotación [de agua] inferior o igual al 50 por ciento de la normal, o hayan sufrido pérdidas de producción bruta en los cultivos de, al menos, un 20 por ciento de la producción normal en zonas desfavorecidas, y de un 30 por ciento en las demás zonas». En concreto, podrán acogerse a una moratoria (que no supresión) de las cuotas de la Seguridad Social entre julio del 2017 y febrero del 2018 y a una exención de los tributos vinculados a la disponibilidad del agua (que las confederaciones recuperarán a través del fondo de contingencia presupuestario).

Hoy, con la ministra

El titular de Agricultura, que insiste en que La Rioja no puede acudir directamente al Ministerio y que debe hacerlo a través de la CHE, también reitera que seguirán «insistiendo» y que hoy mismo, durante la inauguración de la bodega de Vega Sicilia en Samaniego, se lo trasladará a la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina.

Desde la CHE explican que todo tiene sus plazos. «No es algo inmediato», recuerdan desde el área de comunicación, y al tiempo que resumen una compleja tramitación, señalan la mayor incidencia (sobre todo geográfica) de la sequía en la zona del Duero e inciden en la puesta en marcha de «medidas locales» vinculadas a los caudales y la calidad de las aguas.

De igual manera, reconocen haber recibido la petición de La Rioja y justifican que la ausencia de respuesta «no significa que no se esté trabajando. Se ha recibido y se está analizando que se cumplen los requisitos para trasladar la petición», explicaban antes de señalar que los plazos de aprobación en Madrid son amplios.

Agro discriminado

En ese escenario, los agricultores y ganaderos riojanos se sienten discriminados. Lo explica desde la Unión de Agricultores y Ganaderos de La Rioja (UAGR-COAG) Ángel Palacios. «Estamos cabreados porque creemos que se nos está tratando de forma diferente a otras provincias limítrofes, como Burgos», dice al tiempo que no encuentra una justificación coherente para que la CHE no haya tramitado ya ante el Ministerio la adopción de medidas excepcionales ante la situación del agro riojano. «Como la afectación no ha sido a toda la cuenca y sólo ha afectado a La Rioja y a una parte de Aragón, puedo imaginar que la CHE no lo ha tramitado por ese motivo», especula.

Las medidas, en cualquier caso, son «insuficientes» para Palacios, que pide la puesta en marcha del sistema de módulos, la exención (que no moratoria) de las cotizaciones a la Seguridad Social durante un año o la puesta en marcha de un nuevo sistema de créditos sin interés, entre otras.

Desde la UAGR se exculpa al Ejecutivo riojano de la no inclusión en el decreto y se cargan las tintas contra la CHE: «Son responsables tanto la CHE como el Ministerio. No hemos visto el papel, pero el consejero [Íñigo Nagore] jura y perjura que lo ha solicitado a la Confederación. Es ridículo que desde Madrid lo único que se dice es que lo asegurable no es indemnizable cuando creemos que a situaciones extraordinarias, soluciones excepcionales».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate