La Rioja

«A mí la bicicleta me ha dado salud»

Félix Medrano posa en la floristería en el año 2005.
Félix Medrano posa en la floristería en el año 2005. / Enrique Del Río
  • Félix Medrano ha cultivado las flores (Rosablanca) y su amor por la bicicleta a partes iguales

Reproducimos en este texto la entrevista íntegra que le realizó la redactora de Diario LA RIOJA Estíbaliz Espinosa a Félix Medrano un 13 de noviembre del 2005 en la sección 'Galería urbana'.

A golpe de pedal, Félix Medrano ha alcanzado los 72 años con una salud de libro. «A mí, la bicicleta me ha dado salud», reconoce, hasta el punto de que en unos recientes análisis médicos «sólo me sacaron que tenía que beber más agua».

Hoy continúa saliendo con su bici tres días a la semana y «el pasado domingo anduvimos 95 kilómetros», apunta. A su lozanía quizá también haya contribuido toda una vida rodeado de flores, las de ‘Rosablanca’, que ya desde niño despachaban sus padres a la puerta del Mercado de Abastos. Otro sano hábito fue el que, durante cinco años, le mantuvo en la iglesia de Santiago como monaguillo. «Me ficharon cuando hice la primera Comunión, así que he sido siempre un niño muy rico, porque de chaval tener una perra gorda era un milagro y los monaguillos siempre teníamos llenos los bolsillos de las propinas».

Félix Medrano siempre se recuerda echado una mano o trabajando en el negocio familiar, que de la plaza de Abastos pasó al principio de la calle Murrieta, luego a la concha del Espolón y ahora lo regentan los hijos desde sendos establecimientos de Muro del Carmen y Avenida de Portugal.

En El Espolón estuvieron más de treinta años, muchos de ellos como la única tienda de flores de la ciudad y casi de la provincia, y flanqueados por un pequeño estanco y las pastillas ‘El Avión’.

Precisamente de él partió la idea de instalar la tienda en este privilegiado enclave. «Pasé por allí justo cuando se acababa de construir el kiosko y, de repente, se me ocurrió que poner allí una tienda de flores sería precioso.

Inmediatamente me fui al Ayuntamiento para hablar con el alcalde, Fernando Trevijano». Por aquél entonces, el destino de los bajos de la Concha eran un asunto que quitaba el sueño al primer edil logroñés, quien no sólo aplaudió la idea de Medrano sino que no dudó en brindarle este espacio para el negocio. Hoy continúa cultivando flores –y apunta a la rosa como su debilidad– en un pequeño vivero que tienen en la carretera a Entrena.

Entre La Grajera y Soria

El ciclismo, su gran pasión, le enganchó de niño mientras seguía, desde la primera fila, las celebradas carreras que se organizaban en la ciudad. Y aunque ya de chaval empleaba la bicicleta para repartir flores y moverse por todo Logroño, no lo hizo como corredor hasta que un domingo salió con un grupo de chavales, a los que dirigía un conocido de la familia. «Tendría 17 o 18 años y recuerdo que era la primera vez que salía de la ciudad. Subiendo al pantano de La Grajera, arriba me quedé solo, el primero y como perdido; me parecía que estaba en otro mundo. Ese señor se empeñó tanto en que siguiera con esta práctica, que mi padre acabó comprándome una bicicleta de correr». «Luego, ya con bici en condiciones, corríamos entre amigos, con Josechu Navarrete, con Nicolás Izquierdo,… con Bernabé Villanueva, que –para mí– ha sido el mejor que ha habido en Logroño».

Con ellos, precisamente, engrosó el cartel del equipo Dosas en la I Vuelta Ciclista a La Rioja, en 1957, con ida y vuelta de Soria a Logroño. «Creo que quedé el número 14». Dentro de un par de años, y coincidiendo con el 50 aniversario de esta carrera, pretende repetir la hazaña. «Yo sé que este año puedo; el próximo no lo sé porque, a estas edades, un año que pasa es mucho, pero tengo el capricho de hacerla. Hay unos cuantos que me podrán acompañar y confío en que Nicolás Izquierdo también se anime». Quizá entonces pueda hacer gala de su mejor baza sobre dos ruedas, la escalada. Es curioso, para sus colegas de la bici Félix siempre fue «el florero», para los del gremio de las flores, «el ciclista».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate