La Rioja

Ceniceros llama a aprovechar el «nuevo clima de unión» para encarar retos y más acuerdos

  • El presidente regional cree que la reactivación de la economía está permitiendo a La Rioja «abandonar las urgencias del pasado»

El escenario político ha mutado y el económico también está en ello, así que la combinación de mayor acercamiento entre la pluralidad con la mejora de los parámetros debe ser el motor para arrancar una nueva etapa. Sobre esa convicción giró ayer el discurso de José Ignacio Ceniceros ante el público congregado en San Millán para celebrar el Día de La Rioja, donde el presidente regional hizo un repaso retrospectivo de los 35 años de autonomía para elevar la mirada hacia el futuro. «La voluntad de diálogo ha contribuido a forjar un nuevo clima de entendimiento y unión que nos está permitiendo alcanzar grandes acuerdos en beneficio de los riojanos», aseveró al tiempo que instó a aprovecharlo como fórmula para materializar más pactos y encarar otros desafíos. Retos, en palabras de Ceniceros, favorecidos por un contexto económico en auge que está permitiendo «abandonar las urgencias del pasado».

El jefe del Ejecutivo razonó su optimismo en la evolución de algunos de los principales indicadores. «Juntos hemos logrado poner a La Rioja al frente de la creación de empleo de nuestro país, que nuestras exportaciones sigan rompiendo techos históricos, que seamos referencia en la calidad de los servicios públicos, reducir de forma notable el riesgo de pobreza y la tasa de abandono de escolar temprano...», recapituló para ensalzar la consecución del reconocimiento por ley de una Renta de Ciudadanía o la posición de la comunidad autónoma en cuanto al grado de presión fiscal, la estabilidad presupuestaria o la reducción del déficit. Y todo ello, haciendo hincapié en el afán por afianzar la cohesión social, marcada como objetivo estratégico de su Gobierno desde el indicio de la legislatura. «Detrás de garantizar la integración de todos está la solidaridad y generosidad de los riojanos para combatir la exclusión y la pobreza», dejó dicho en este apartado.

Ceniceros insistió durante su intervención en visualizar el cambio que a juicio se ha operado en los últimos tiempos. Con Pedro Sanz (este año sí) escuchando sus palabras entre los invitados al acto, su sucesor al frente del Gobierno de La Rioja subrayó que «vivimos un nuevo tiempo» y su gabinete se esfuerza en «hacer las cosas como deben hacerse: desde el diálogo, el entendimiento y el respeto político».

El cambio de contexto se refleja, también a su juicio, en un mayor abanico de fuerzas políticas compatible con la estabilidad institucional y el contraste de ideas. «La voluntad de todos expresada por las urnas también ha favorecido el dinamismo democrático, la trasparencia y la regeneración de nuestra vida pública», agregó.

A partir de esa premisa y aferrado al simbolismo del lugar donde hace 35 años se sumaron las voluntades para dar forma al Estatuto, Ceniceros apeló a aquel mismo espíritu de unidad para «renovar» el pacto social y político por la autonomía. «Porque hoy, igual que ayer -sostuvo en otra frase de su parlamento- se dan las condiciones para superar enfrentamientos y divisiones y trabajar unidos para hacer frente con éxito a los retos de comunidad que tenemos planteados en el horizonte». Y es que, desde su punto de vista, ni el mañana es posible sin valorar el ayer ni los logros personales son posibles sin la colectividad. «Ganar el futuro depende de que conservemos lo mejor de nuestro pasado: nuestro patrimonio histórico-cultural, nuestras tradiciones, nuestra identidad», subrayó con una mención especial a los galardonados en esta edición del Día de La Rioja como ejemplo de tantas virtudes.

La Rioja, parte de España

En un discurso en clave eminentemente doméstica y con el reconocimiento a quieres hicieron posible el autogobierno cuando muchas circunstancias estaban en contra, Ceniceros hizo valer el papel a nivel nacional de La Rioja como pieza necesaria e indisoluble del resto de un país consolidado jurídica e institucionalmente. «Celebrar el Día de La Rioja es reafirmar que somos parte de España», solemnizó para añadir: «Es saber que somos más fuertes cuanto más lo es nuestro país; renovar desde la identidad compartida el compromiso del pueblo riojano con los valores de la democracia, de los derechos humanos y de la Constitución Española de 1978, que es la norma suprema de nuestro ordenamiento».

Una reflexión que sirvió al jefe del Ejecutivo riojano para aludir sin nombrarla de forma expresa a Cataluña y reafirmar la legalidad como herramienta para sellar de manera contundente cualquier afán de quebrar ese orden de cosas. «Afortunadamente, y ante derivas nacionalistas, vivimos en un país que dispone de los mecanismos para defender nuestros valores fundamentales», sentenció.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate