La Rioja

Nervios a las puertas de la Universidad

  • Las pruebas que dan acceso a los estudios de grado arrancaron en el campus de la UR y en el IES Quintiliano de Calahorra con el ejercicio de Lengua

  • Un total de 1.153 alumnos riojanos se enfrentan desde ayer a la nueva EBAU

LOGROÑO. Un texto de Elvira Lindo y hablar sobre la Generación del 27. O un escrito de Manuel Vicent y disertar sobre Antonio Machado.

Entre estas dos opciones se tuvieron que decantar ayer los 1.153 alumnos (había uno más convocado, pero no concurrió) de La Rioja que se enfrentaron a las pruebas de Evaluación del Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU), que sustituyen a las PAU/Selectividad, en su convocatoria ordinaria.

Los estudiantes de 2º de Bachillerato de la región debieron controlar los inevitables nervios para lograr un pupitre en un campus. Para los que busquen mejorar la nota de admisión la evaluación concluirá mañana. Ayer el primer ejercicio del examen común fue de Lengua castellana y literatura y, de los 1.153 alumnos presentados, 911 lo completaron en la UR (en el Complejo Científico-Tecnológico o en el edificio Quintiliano) y 242 de Rioja Baja en el IES Marco Fabio Quintiliano, de Calahorra.

«Ha sido fácil porque han caído los temas que nos esperábamos. Hemos hecho globales en el colegio y hace dos semanas nos pidieron lo mismo», comentó a la salida de la prueba de Lengua y literatura Marina Martínez, de Alcaste. Marina intercambiaba impresiones a las puertas del Quintiliano con María Gochicoa, a quien no se le veía inquieta por el resultado de la EBAU. «Quiero estudiar Derecho y no necesito nota», justificó.

En idéntica situación se encontraba Pablo Ruiz, que se relajaba fumando un cigarro antes de volver para rellenar el examen de Historia. «Éste va a ser el más complicado porque se trata de la asignatura con más temario», explicó. En cualquier caso, aseguró que no tiene problemas para alcanzar la calificación de un 6 que le piden en Pamplona para matricularse en Ingeniería Electrónica. «Más que nada me juego orgullo personal, pero no nota», señaló el alumno de Marianistas.

A su lado, Diego Rojo, del IES Tomás Mingot, reconocía que había hincado los codos lo justo. «He estudiado menos que mis compañeros porque ya me han admitido en Ingeniería Informática en Deusto», indicó.

Mientras algunos alumnos se declaraban relajados, otros aprovechaban los minutos entre prueba y prueba para darle un último vistazo a los apuntes de Historia, materia del segundo ejercicio y, a tenor de los comentarios de los jóvenes, el 'hueso duro' de esta nueva EBAU.

«Este año volvía a ser obligatoria y además entraba mucho temario: 98 preguntas que suponían estudiarse prácticamente toda la asignatura», apuntó Ángela Martínez, desde Calahorra en declaraciones a María Félez. «La esperanza es que también tengan en cuenta a la hora de corregir la dificultad que hemos tenido este año», comentó la joven.

Pancartas

No en vano, en el campus de la UR se podían ver ayer varias pancartas que criticaban el retraso con que se ha conocido cómo se iba a desarrollar esta nueva prueba. «Creo que han visto la situación y se han portado bastante bien a la hora de hacer el examen», agradeció Ángela.

Por su parte, el vicerrector de Estudiantes de la UR, Rubén Fernández, destacó la «normalidad y tranquilidad» con que arrancó la EBAU en La Rioja. El director general de Educación, Miguel Ángel Fernández, enfatizó que esta evaluación frente a sus predecesoras PAU/Selectividad «homogeniza los contenidos», ya que el 70% de los contenidos de cada examen es común para los estudiantes de toda España. «Esto evita diferencias en los niveles de exigencia de las distintas comunidades», subrayó.

Las calificaciones provisionales se publicarán el próximo día 19 y la solicitud de segunda corrección se podrá realizar los días 20, 21 y 22. Las listas con las calificaciones definitivas saldrán el próximo día 28 a las 13 horas.

La convocatoria extraordinaria se desarrollará los días 5, 6 y 7 de julio.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate