La Rioja

Orgullo y defensa de la identidad riojana

Ricardo Reinoso, Rafael González, Federico Soldevilla, Begoña Alegría, Dolores Besga y Joaquín Gómara. Todos han sido o son, en el caso de Soldevilla, presidentes de la entidad. ::
Ricardo Reinoso, Rafael González, Federico Soldevilla, Begoña Alegría, Dolores Besga y Joaquín Gómara. Todos han sido o son, en el caso de Soldevilla, presidentes de la entidad. ::
  • La Asociación Amigos de La Rioja condensa en una exposición en Logroño sus 40 años de historia

  • La movilización de este colectivo, surgido de la sociedad civil, contribuyó al logro de la autonomía para esta tierra y de hitos como la Universidad

logroño. «¿Identidad riojana? ¿Y eso qué es?». Corría 1976 cuando un grupo de personas comprometidas con el devenir de esta tierra empezó a reunirse en el antiguo Mesón del Rey (en avenida de Portugal) y a fraguar iniciativas para ir respondiendo a esta pregunta. Un año después, en 1977, la ilusión y la pasión por dotar a la entonces provincia de Logroño de una personalidad propia diferenciada de Castilla y de reivindicar y divulgar los valores de lo riojano cristalizó en el nacimiento de la Asociación Amigos de La Rioja.

La entidad recuerda estos días su cuarenta aniversario con una muestra retrospectiva en la sala de exposiciones del Ayuntamiento de Logroño. Estos '40 años haciendo historia', como se titula la muestra, constatan el papel decisivo que este colectivo, surgido de la sociedad civil e independiente de cualquier partido político, jugó en la consecución de hitos sin los que esta región no sería hoy la que es, como la autonomía, la bandera o la Universidad de La Rioja.

La Asociación Amigos de La Rioja se gestó en un momento de esperanzas y de incertidumbres, una vez que la muerte de Franco puso a fin a 36 años de dictadura. «Entonces se respiraba un tiempo de cambios, en el que España se jugaba ser un país libre y democrático y se atisbaba la importancia que tendría la configuración territorial. Nosotros recogimos ese espíritu para lograr una identidad para La Rioja», rememora Jesús Vicente Aguirre, uno de los socios de la asociación desde sus inicios.

En este empeño fueron perseverantes y reivindicativos. Además de extender la conciencia de pueblo con una personalidad diferenciada mediante múltiples visitas a las localidades, reclamaron adhesiones a su idea con recogidas de firmas para la autonomía en la Laurel o artículos de opinión en la prensa de la época.

También vanguardistas, porque en un tiempo en que la mujer ocupaba un plano secundario, situaron a Dolores Besga Fernández como su primera presidenta. «Formar parte de Amigos de La Rioja suponía un riesgo muy grande, ya que la democracia no estaba asentada. Vivíamos un momento en que, si la democracia no prosperaba, nos metían en chirona por masones», evoca Besga.

El proceso no involucionó y persiguieron más objetivos, como la Universidad de La Rioja, algo que quedó recogido desde el primer minuto en sus estatutos fundacionales.

«La educación resulta importantísima. Queríamos que la gente no se tuviera que desplazar para formarse y pudiera establecerse y trabajar aquí», señala Federico Soldevilla, actual presidente del colectivo.

Intereses de región

Pese al paso del tiempo, su voz no se ha acallado para reclamar los intereses de la región. Así, a día de hoy, participan en las plataformas que solicitan la liberalización de la AP-68 y la gratuidad del parking del San Pedro.

Aunque la acción de Amigos de La Rioja no sólo se ha dirigido a la visualización exterior de esta tierra, también a la proyección de cada uno de los pueblos que la integran. «Desde los inicios tuvimos claro que si no conoces lo tuyo, no lo puedes vender», afirma Soldevilla.

Por eso, encadenan 26 años promoviendo unos encuentros culturales que reúnen a asociaciones locales y que van recorriendo la geografía riojana. Además, su concurso fotográfico ha cumplido una docena de ediciones inmortalizando los paisajes, las tradiciones y el patrimonio riojano.

Su compromiso con este territorio mereció que en 1989 el Gobierno regional comandado por Joaquín Espert les entregara la Medalla de La Rioja, la primera distinción de este tipo que recaía en manos de una organización y no de particulares.

Amigos de La Rioja cuenta actualmente con unos 300 socios y vinculaciones con 18 agrupaciones de localidades riojanas, que disparan su influencia a unas 3.000 personas. Muchas acudieron ayer al Consistorio de Logroño a la inauguración de la muestra. Al acto estaban invitados los siete hombres y mujeres que han encabezado la asociación: Dolores Besga (1977-1981), Joaquín Gómara (1981-1985), Ricardo Reinoso (1985-1987), Ángel Javier Martínez (1987-1991), Rafael González (1991-1995), Begoña Alegría (1995-2004) y Federico Soldevilla (desde el 2004).

La exposición puede visitarse hasta el próximo día 15.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate