La Rioja

Ases de la aritmética

video

José Jesús, Pablo e Ismael muestran sus ábacos y sus medallas de ases del cálculo. / J. HERREROS

  • Los escolares Ismael Guerra, José Jesús Galdiano y Pablo Campo ganan el Campeonato de Cálculo La Rioja 2017

Pongamos un ejemplo: 23 + 31 - 86 + 56 + 67 x 11 + 27 + 90 - 48 + 82 x 77. A Ismael Guerra (alumno de 12 años del colegio Escultor Vicente Ochoa), José Jesús Galdiano (del centro de Agustinas, con 11 años de edad) y Pablo Campo (escolar en el municipio navarro de Lodosa, pero alumno del Centro ALOHA de Logroño, con 10 años) les bastarían segundos para concluir que el resultado de esta operación es 88.704. Estos menudos genios de la aritmética se han proclamado ganadores en sus respectivas categorías del Campeonato de Cálculo ALOHA La Rioja 2017.

La prueba consistió en resolver con acierto el mayor número de las 70 operaciones (sumas, restas, multiplicaciones, divisiones, fracciones,...) que se les propusieron, con el único apoyo externo de un ábaco. Para ello, disponían de un tiempo máximo de cinco minutos. «Fue muy fácil», recuerda José Jesús, un apasionado de las raíces cuadradas.

Y es que, mientras a una mayoría se le quedaría cara de póker si le preguntaran de repente cuánto es 2.958 dividido entre 87, a estos pequeños se les despierta una sonrisa de entusiasmo y un afán por despejar cuanto antes y con precisión esta incógnita. «Con el ábaco resolver las operaciones resulta sencillo», asegura Ismael, a quien le encantan los 'desafíos' con decimales.

El programa ALOHA se apoya en este instrumento para la enseñanza de la aritmética mental. Los escolares que siguen este sistema, destinado a menores de 5 a 13 años y que en La Rioja se imparte como extraescolar desde el 2011, comienzan solucionando las sumas, restas o multiplicaciones con este tablero de madera con alambres y bolas, que les permite dar una entidad física a conceptos abstractos como los números y los dota de una posición. Esto cala en su mente, de forma que progresivamente logran realizar las operaciones aritméticas de un modo mental.

«Pero el objetivo de ALOHA no es el desarrollo de la capacidad de cálculo. Eso constituye la consecuencia. El verdadero fin se dirige a estimular capacidades como la atención, la memoria fotográfica o la creación de mapas mentales, que luego los niños pueden aplicar a cualquier reto de aprendizaje», explica el director de ALOHA en La Rioja y Navarra, Pedro López.

Para ello ejercitan de forma simultánea los dos hemisferios del cerebro: el derecho (donde se ubica la percepción, la orientación espacial y la conducta emocional) y el izquierdo (donde residen las habilidades verbales y la capacidad de análisis).

Esa coordinación favorece el desarrollo mental de los pequeños y lo hace además de una forma divertida. De ahí que para Pablo, a sus 10 años, hacer sumas sea uno más de sus juegos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate