La Rioja

El tramo de la N-232 que promete desdoblar Fomento suma 55 fallecidos desde el 2000

Fuentes de elaboración propia. / David Fernández Lucas
  • En los 22 kilómetros de la carretera que discurren por el término municipal de Alfaro han perdido la vida 34 personas

En su segunda visita oficial a La Rioja, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, anunció el compromiso de su departamento de desdoblar la Nacional 232 entre Calahorra y el límite provincial con Navarra. Fue una promesa vaga y de escasa concreción (no habló ni de los kilómetros afectados, ni de plazos temporales, ni de presupuesto...) que viene a sumarse a los parches que a finales de enero anunció también en Logroño para intentar reducir la accidentabilidad y mortalidad del trayecto riojano de la vía nacional (más señalización, mejoras en el asfalto...) que discurre entre Vinaroz (Castellón) y Santander.

El tramo elegido por el ministerio para acometer su desdoblamiento -entre Calahorra y el límite provincial con Navarra- comprende, aproximadamente y a falta de su exacta delimitación por parte de Fomento, una treintena de kilómetros: entre el 361 -en las inmediaciones del peaje de la AP-68 junto al casco urbano calagurritano- y el 331 -cerca del tramo navarro, ya desdoblado, que muere en la localidad aragonesa de Mallén-.

Esos 30 kilómetros -que discurren en paralelo a la autopista AP-68- tienen el triste honor de ser los más peligrosos de las carreteras riojanas. Lo dice la negra estadística de fallecidos en accidente de tráfico: solo desde el año 2000 un total de 55 personas han perdido la vida cuando circulaban entre Calahorra y la provincia de Navarra. Si tenemos en cuenta que desde que el Gobierno de José María Aznar decidió retrasar la liberación de la autopista del 2011 al 2026 han perdido la vida en los 140,81 kilómetros riojanos de la Nacional 232 un total de 192 personas, en el tramo que ahora se pretende desdoblar se han registrado tres de cada diez muertes. El último tuvo lugar el pasado 24 de abril en el punto kilométrico 339, en donde falleció un motorista vecino de Ainzón (Zaragoza) de 61 años de edad.

Con esa concentración de accidentes mortales, en ese tramo también se ubican varios de los puntos negros que más víctimas acumulan. Uno de ellos es el kilómetro 340, ya dentro del término municipal de Alfaro, en el que han perdido la vida cinco personas desde el año 2000.

Ese es, además, el punto de partida de la trágica ruta que enlaza las afueras de la localidad riojabajeña con el límite provincial, el kilómetro 331. Todos y cada uno de esos once kilómetros aportan, al menos, una víctima mortal a la negra estadística del trazado de la N-232. Junto al 340, los puntos kilométricos más trágicos son el 333, el 334, el 336 y el 342, que acumulan cada uno cuatro víctimas mortales. Así, a lo largo de de esos once kilómetros han perdido la vida 26 personas desde el año 2000.

En principio, si la duplicación arranca tras la salida de la AP-68 de Calahorra, fuera quedaría el kilómetro 362, junto al hipermercado Eroski y al que la tragedia ha visitado con demasiada frecuencia. Es el cruce de 'Los Manitos' que entre Entre el 10 de diciembre del año 2001 y el 3 de diciembre del 2011 han registrado 5 accidentes mortales con 9 personas fallecidas.

En cualquier caso, como medida inmediata (en verano) para aumentar la seguridad en la N-232, Gobierno regional y estatal han suscrito el protocolo que obligará al tráfico pesado a tomar la AP-68 a su paso por La Rioja (entre Haro y Calahorra). Una solución que tampoco cercenará la siniestralidad de los 6 kilómetros que separan el peaje alfareño de tierras navarras: en ese pequeño recorrido han perdido la vida 19 personas durante los últimos 17 años, los dos últimos los conductores de dos camiones que chocaron frontalmente y cuyos vehículos quedaron calcinados el miércoles 19 de abril.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate