La Rioja

La estatua del Labrador cumple 50 años

Público agolpado en la calle con motivo de la inauguración del monumento al Labrador en 1967.
Público agolpado en la calle con motivo de la inauguración del monumento al Labrador en 1967. / FOTO TEO
  • Jarcia Riojanista pide al Ayuntamiento un homenaje de Logroño al escultor Rubio Dalmati

  • La asociación sugierie el cambio de nombre de la calle Jorge Vigón por el del escultor que donó su obra a la ciudad un 20 de septiembre de 1967

Jarcia Riojanista, el colectivo para la defensa y reivindicación de los intereses de Rioja y de sus gentes, exige al Ayuntamiento de Logroño que tome la iniciativa en homenajear al escultor por excelencia de la capital logroñesa: Rubio Dalmati, teniendo en cuenta la efeméride de que este 20 de septiembre se cumplirán 50 años desde que fue erigida la estatua del Monumento al Labrador en el centro de la capital.

Alejandro Rubio Dalmati (1913-2009), pintor y escultor, es el autor de numerosas obras que se pueden ver en todo Logroño, muchas de ellas realizadas en colaboración con su sobrino Alejandro Narvaiza. Entre otras, además del Monumento al Labrador, realizó las esculturas de la Fuente de los riojanos ilustres, el monumento de los Fueros y a los Donantes de sangre, otras cuantas se encuentran en el Museo de La Rioja, e incluso también un buen número de sus esculturas se pueden contemplar en localidades como Arnedo, Fuenmayor o Lardero.

Alejandro Rubio Dalmati con su obra terminada.

Alejandro Rubio Dalmati con su obra terminada. / ALBE

Así mismo, esta asociación recuerda al Ayuntamiento de Logroño la necesidad de abordar el cambio de nombres del callejero, cosa exigida por la Ley de Memoria Histórica, y ante tal circunstancia, el colectivo señala que sería una magnífica ocasión para cambiar el nombre de la calle Jorge Vigón, lugar donde se encuentra el Monumento al Labrador, por el nombre del propio escultor riojano Rubio Dalmati.

En su empeño porque se reconozca la obra y semblanza de ilustres riojanos, Jarcia Riojanista, pide al Ayuntamiento de Logroño que sea este el que tome la iniciativa en que se lleven actos de homenaje al escultor, que el Consistorio valore el cambio de nomenclatura de la calle, o al menos que en la plaza donde se encuentra alzada la escultura del Monumento al Labrador haya una referencia al autor y anuncian que «en caso de que la propuesta no sea acogida por el Ayuntamiento, Jarcia Riojanista llevará a cabo actividades en pro del reconocimiento de Rubio Dalmati».

El monumento al labrador es una de las primeras esculturas que se dedicaron en España al personaje. Fue inaugurada el 20 de septiembre de 1967, Alejandro Rubio Dalmati, donó esta obra de bronce fundido a la ciudad de Logroño. La figura del labrador se alza sobre un pedestal cúbico. Al dorso se elevan dos monolitos rectangulares, en cuya base presentan relieves que aluden a las estaciones del año. Cuenta con una altura de 2'80 cm, su cabeza de proporción inferior a la de su cuerpo, muestra su aspecto rudo y mira hacia la derecha. Va vestido con pantalón, zapatillas, boina y camisa abierta, remangada hasta el codo. Porta una azada que se sujeta en su hombro izquierdo y que cruza su pecho. Con la mano izquierda apoyada en la cadera soporta una especie de alforja.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate