La Rioja

Un niño de Logroño donará sus regalos de comunión a los niños africanos

Martín Lavín Jiménez, con la ropa de calle que vestirá hoy en su Primera Comunión. :: m. herreros
Martín Lavín Jiménez, con la ropa de calle que vestirá hoy en su Primera Comunión. :: m. herreros
  • Martín destinará el importe de los regalos por su comunión a proyectos de ayuda a la infancia en India y Kenia

Para Martín Lavín Jiménez hoy es un día muy emotivo. Este pequeño de Logroño celebrará por la mañana su Primera Comunión en la parroquia de Valvanera de la capital riojana.

Martín lleva días nervioso porque, con motivo del sacramento, se reencontrará con familiares a los que añora mucho porque viven fuera de La Rioja. También porque quiere que esta celebración no sólo resulte un motivo de dicha para él y los suyos, sino además para otros niños del mundo.

Su padre, Juan Antonio Lavín, escuchó hace un par de años por la radio que una menor de Zaragoza iba a hacer una comunión solidaria y, ahora que le ha llegado el turno a su hijo, él y su mujer pensaron que no había mejor modo de vivir esta fecha.

A sus 9 años, a este alumno de 3º de Primaria del CPC Rey Pastor no le falta de nada. «Nuestro hijo tiene todo lo que necesita para su educación», comenta Juan Antonio, por lo que desea que «otros pequeños puedan disfrutar de un día tan especial para nosotros».

Así han solicitado al medio centenar de adultos que acudirá al ágape tras la misa que, en vez de hacerle un regalo a Martín, destinen los euros que pensaban gastarse a una causa solidaria. «No queremos que el dinero pase por nosotros», afirma el progenitor.

Juan Antonio y su esposa colocarán una hucha en la finca familiar ubicada en la localidad de Sorzano, donde tendrá lugar la comida por la comunión.

Ésta la situarán en una mesita donde dejarán información de los dos proyectos a los que dirigirán lo recaudado. Uno lo abandera la Fundación Vicente Ferrer y ambiciona comprar bicicletas para niñas indias que en muchos casos no pueden acudir a la escuela porque carecen de medios para desplazarse o porque corren el riesgo de resultar agredidas sexualmente si se aventuran a ir andando.

La otra iniciativa la presenta la Fundación Pablo Horstmann y persigue proporcionar alimentación, vestido y fármacos básicos para los pequeños de las Escuelitas Preescolares de Turkana, en Kenia.

«Mis padres me lo propusieron y me pareció muy buena idea celebrar una comunión solidaria, ya que hay niños que no tienen lo mismo que nosotros: ni comida buena ni zapatos ni medicación», asegura Martín.

«Queremos que se trate de una jornada especial, que Martín lo pase bien y que el acto religioso cuente con más valor», completa Juan Antonio. Y, de paso, que el gesto prenda en algún menor riojano más que esté cercano a hacer su Primera Comunión.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate