La Rioja

¿Te has comprado un coche con el Plan PIVE? Pues tienes que pagar a Hacienda

Un cliente observa con satisfacción el interior de un coche en un concesionario. :: sonia tercero
Un cliente observa con satisfacción el interior de un coche en un concesionario. :: sonia tercero
  • Hacienda reclama a 1.074 riojanos que declaren las ayudas del PIVE que omitieron en su Renta

  • La Agencia Tributaria exige a los beneficiarios del programa una liquidación adicional que supondrá el pago de hasta 352 euros en función de su capacidad económica

Con el sector del automóvil rozando mínimos históricos, el Plan PIVE (Programa de Incentivo al Vehículo Eficiente) se puso en marcha en el 2012 para estimular al comprador y convencerle de que no se equivocaba al cambiar de coche. Con descuentos de hasta 2.000 euros a cambio de entregar un vehículo con una antigüedad superior a 10 años, en La Rioja, según los datos de Faconauto, se validaron un total de 9.569 solicitudes (en el conjunto del Estado fueron 1.113.202).

Si usted fue uno de esos beneficiarios y recibe una carta de la Agencia Tributaria, no se asuste... o sólo un poco. Y es que en el Plan PIVE había letra pequeña que no todos los que se acogieron a él leyeron. La ayuda tenía, digamos, dos caras: la mitad de los 2.000 euros (1.500 en su última edición) de la reducción del precio era un descuento comercial del fabricante sin más implicaciones para el comprador; la otra mitad era una ayuda pública del Ministerio de Industria y Energía que también se articuló como un descuento... pero que sí estaba sujeta a tributación.

El problema ha surgido cuando los datos del Plan PIVE y los de la declaración de la renta se han cruzado en los servidores de Hacienda. La luz roja se ha encendido en la Agencia Tributaria que ha visto cómo, en el conjunto del Estado, más de 130.000 'subvencionados' olvidaron incluir la ayuda en la casilla de 'otras ganancias imputables no derivadas de transmisión patrimonial' de su declaración de la renta. En La Rioja fueron 1.074 los contribuyentes que no declararon que se acogieron al plan PIVE. Los que se adhirieron al plan en el 2016 deben reseñar la ayuda en la declaración que se debe presentar este año.

Declaración complementaria

Por no hacerlo, Hacienda -que asume que fue desconocimiento de la obligación de tributar y no mala fe- les ha enviado una carta en la que les recuerda la necesidad de declarar esa 'ganancia' y les conmina a presentar una declaración complementaria -que ira acompañada de un recargo que puede ser de hasta el 20 por ciento en función de la demora acumulada-.

En respuesta a una pregunta formulada al Gobierno por los diputados socialistas César Luena, Patricia Blanquer y Guadalupe Martín sobre el número de afectados y el volumen de expedientes sancionadores, el Ejecutivo central informó -además de los datos por comunidades- de que la Agencia Tributaria «está notificando a cada ciudadano su deber de declarar los importes correspondientes a las ayudas del Plan PIVE proponiendo la realización de una declaración complementaria a la del año que corresponda». De igual manera, y en relación a las posibles sanciones, la respuesta fue mucho más ambigua: «Dado que hay que hacer una valoración individual de cada caso, no se dispone de un dato cerrado», sostiene el Ejecutivo central.

En caso de que los contribuyentes afectados atiendan la reclamación girada desde la Agencia Tributaria, podrán esquivar un procedimiento sancionador que significaría una sanción mayor de hasta el 26% en caso de conformidad más el 5% de intereses de demora.

«Estimado contribuyente», arranca la carta que envía la Agencia Tributaria que, después de explicar al asustado destinatario qué es el Plan PIVE, le indica la casilla concreta que olvidó rellenar en su última rendición de cuentas y le señala que tienen constancia de que compró un vehículo y dio de baja otro (la esencia del PIVE). «Si usted percibió la mencionada ayuda, debe regularizar su situación tributaria», abunda la misiva, que también conmina al contribuyente a que, en caso contrario, demuestre que efectivamente no recibió ayuda alguna.

Pago y recargo

El resultado de esa declaración adicional a que invita la Agencia Tributaria supondrá un pellizco en el bolsillo de los contribuyentes que verán cómo el Plan PIVE se queda, digamos, a medias. Todo dependerá de la base liquidable general en el IRPF, de su capacidad económica. Según los cálculos que hace Gestha de la última edición del programa (en el que la ayuda ministerial se limitó a 750 euros), los afectados tendrán que devolver a Hacienda entre 247,5 euros (para bases liquidables de entre 12.450 y 20.200 euros) y 352,50 euros -que pagaran quienes cuenten con una base liquidable superior a los 60.000 euros-. En el caso de las familias numerosas (que tenían una subvención de 1.500 euros) la horquilla oscila entre los 375 y los 705 euros y en los de ediciones anteriores (con 1.000 euros de ayuda estatal) entre 247 y algo más de 500 euros. A esta cantidad habrá que sumar un recargo de entre el 15 y el 20 por ciento en función del tiempo transcurrido desde que el contribuyente estaba obligado a declarar la ayuda.

La Agencia Tributaria es consciente de que en la mayoría de los casos en que no se declaró la ayuda del Plan PIVE se hizo por desconocimiento y no por mala fe -en los borradores de la declaración remitidos por Hacienda no se incluía la ayuda, por lo que su confirmación hizo que a muchos contribuyentes cometieran la infracción tributaria-, por lo que han optado por avisar a los afectados mediante una carta y darles la oportunidad de hacer esa declaración complementaria en vez de iniciar un proceso sancionador.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate