La Rioja

Un aniversario de gala en la UR

Foto de familia de todos los homenajeados en el acto que se celebró ayer en el Aula Magna del edificio Quintiliano, con el rector a la cabeza. :: juan marín
Foto de familia de todos los homenajeados en el acto que se celebró ayer en el Aula Magna del edificio Quintiliano, con el rector a la cabeza. :: juan marín
  • La institución reconoció, en su 25 'cumpleaños', a tres deportistas como excelentes, a los treinta mejores expedientes y a los siete jubilados

  • El Aula Magna del Quintiliano se llenó para asistir a la entrega anual de galardones

Como es tradición, cada año la Universidad de La Rioja celebra su aniversario homenajeando a los mejores estudiantes y deportistas y al personal jubilado durante el último curso. Y ayer no fue una excepción, más cuando la efeméride hace que este sea el vigésimo quinto año desde la creación de la entidad. Así, el Aula Magna del Edificio Quintiliano de la UR acogió ayer este acto en el que se reconoció la Excelencia Deportiva de los alumnos Carmen García Rincón, Ana Martínez Gayarre y Emilio San Martín García; a los deportistas universitarios Alberto Moral y Silvia Fonseca; a la treintena de mejores expedientes (de cada grado y cada máster) y a los siete miembros de la comunidad universitaria jubilados (Urbano Espinosa, Pablo Arrieta, Fernando Ayala, Román Egüén, Teresa Palacios, José Luis Ruiz Forniés y Teresa Quemada).

El rector de la UR, Julio Rubio, estuvo acompañado en la mesa presidencial por los vicerrectores Juan Antonio Martínez Berbel y Rubén Fernández, el secretario general Javier García Turza y el presidente del Consejo Social, José Luis López de Silanes. Una de las homenajeadas fue Irene Santamaría Olivera, calceatense de 21 años y premio al mejor expediente académico en el grado de Administración y Dirección de Empresas. Hace apenas dos meses el Consejo Social de la UR también le premió como Mejor Estudiante. Actualmente trabaja en una auditoría en Bilbao, y allí mismo, en Deusto, cursa un máster.

«Elegí el grado de ADE por las salidas profesionales que tiene. Al final puedes presentarte a una oposición, trabajar en cualquier empresa, en finanzas, el sector inmobiliario...», explicó Irene Santamaría, quien reconoció que en estos estudios «se exige mucho y es un trabajo diario». No obstante, afirmó que el reconocimiento «ha sido una sorpresa, no sabía que se premiaba al mejor expediente».

Otro doble premiado fue Emilio San Martín García, no sólo como deportista (practica tiro olímpico) sino, también, como mejor expediente del máster en Profesorado. En su caso, logroñés de 43 años, compatibilizar estudios y deporte «forma parte de mi estilo de vida, aunque a veces la familia lo sufre un poco, pero hay que buscar equilibrio y sacar tiempo de calidad para todo». Ahora trabaja como investigador de la UR. «Decidí cursar el máster por un deseo reprimido que tenía desde hace tiempo porque comunicar me gusta, pero el premio ha sido una sorpresa absoluta», admitió.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate