La Rioja

Solidaridad entre hilvanes

Costureras y misioneras riojanas muestran algunas de las prendas a la venta en Santa Teresita para recaudar fondos. :: díaz uriel
Costureras y misioneras riojanas muestran algunas de las prendas a la venta en Santa Teresita para recaudar fondos. :: díaz uriel
  • La parroquia de Santa Teresita acoge una muestra de ropa para ayudar a niños de países desfavorecidos

Muestran las fotografías de niños felices que les remiten los misioneros riojanos repartidos por los países más deprimidos del planeta como el mayor de los tesoros. Esas sonrisas de alegría por estrenar ropa nueva constituyen la mejor recompensa para el grupo de mujeres que cose para la Delegación Diocesana de Misiones en La Rioja.

Cada lunes por la tarde una treintena de voluntarias se reúne en el local de avenida de Navarra en Logroño para cortar telas, sacar patrones, preparar bieses y hombros, planchar... Otras muchas hilvanan esa solidaridad en distintos municipios de la región o en sus casas.

Al año confeccionan entre 8.000 y 10.000 prendas para bebés y pequeños de hasta 8 años. Parte de esas chaquetas, vestidos, baberos, conjuntos o patucos los envían en verano por medio de contenedores a los destinos más desfavorecidos donde trabajan los 206 misioneros riojanos.

Desde hace una década, otra parte de esa colección hecha totalmente a mano la muestran y ponen a la venta durante varias jornadas en la parroquia de Santa Teresita, con el fin de recaudar fondos para los proyectos de desarrollo que los religiosos promueven en zonas depauperadas.

Hasta el domingo, el local de esta iglesia expone las creaciones ribeteadas por las ganas de ayudar de Angelines Martínez, Milagros Carreras, Conchita Larrubia, Angelita Gil y otras tantas. «Aportamos nuestro granito de arena en el mar de necesidades que tienen estos niños», afirma Martínez.

No en vano, «algunos sólo disponen de un trapito con el que taparse», asegura la religiosa asentada en Benín, Amelia Blázquez. Por eso, cuando les llega esta ropa «les invade la alegría». «Se miran y se remiran porque nunca se han visto tan guapos y con vestidos nuevos», sostiene Luisa María Agustín, otra misionera que ha llevado a cabo su labor en el país africano.

Las fotografías que las costureras riojanas reciben son la mejor prueba. El punto de venta permanece abierto en Santa Teresita hoy de 17 a 20 horas y mañana y el domingo, entre las 12 y las 14 y de 17 a 20 horas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate