La Rioja

La mitad de los pueblos riojanos ya no tiene sucursal bancaria

  • Casi 9.500 riojanos, 3.000 más que hace siete años, no tienen acceso físico a una oficina en la localidad en la que viven

El cierre de entidades financieras tiene un impacto social que no contemplan las grandes magnitudes con las que trabaja el sector bancario. La España rural, pero sobre todo los núcleos más pequeños, son las principales víctimas de la nueva situación provocada por la obligada reestructuración de la banca. Un ajuste necesario, dicen los expertos, pero que aboca a la 'exclusión financiera' (o casi) a un amplio colectivo de ciudadanos.

En torno a 9.500 riojanos no tienen acceso físico a los servicios de una entidad bancaria en el lugar en el que viven. Las sucursales de toda la vida han desaparecido ya en la mitad de los pueblos de La Rioja (dos puntos por encima de la media del país). El problema es que estos coinciden con los núcleos más pequeños, los más alejados y con más problemas de comunicación y en los viven las personas de más edad y, por tanto, con más dificultades para trasladarse. Son ciudadanos muy vulnerables que toda la vida han manejado el dinero en efectivo y sus cartillas de ahorro, a los que los nuevos tiempos de la banca online, tarjetas y otros modernos canales les quedan muy lejos e iniciativas como las oficinas móviles por medio de autobuses no terminan de cuajar. La brecha tecnológica es aquí un hecho.

El economista Joaquín Maudos firma el informe 'El acceso a los servicios bancarios en España', de la colección Mediterráneo Económico de Cajamar, que pone números a esta realidad. En el año 2008, 75 de los 174 pueblos de La Rioja ya no contaban con la presencia de una entidad en su territorio (el 43% de los municipios de la comunidad). Siete años más tarde, la situación empeoró un poco más: 87 localidades, es decir, la mitad de los pueblos se habían quedado sin despacho bancario.

En estos pueblos residen 9.480 riojanos que ya no tienen acceso físico a una sucursal. Son tres mil más que en el año 2008 y representan el 3% del conjunto de la población de la comunidad.

A nivel nacional, el economista reseña que hay 1,1 millones de españoles en estas circunstancias (el 2,4% del total de la población española), cerca del 20% más que antes de la crisis.

El informe aporta, además, otro punto de vista interesante y es que las cajas de ahorro y los bancos con participación de las fundaciones bancarias son las que más importancia han dado al reto de 'rescatar' a esta población vulnerable.

Hay un millón de españoles que gracias a este tipo de entidades cuentan con una oficina (una) en su municipio. Es decir, sin la red de las antiguas cajas de ahorro o fundaciones bancarias resultaría que el 2,2% de los españoles no tendría los servicios de un banco cerca de su domicilio.

En el ámbito regional, son casi 32.000 riojanos (el 10% de toda la comunidad) los que solo tienen acceso a una única oficina bancaria en su pueblo. De los 174 municipios riojanos, 65 estarían en estas condiciones. El estudio destaca el papel de las cajas de ahorro en aras de la accesibilidad financiera en La Rioja.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate