La Rioja

Los Picaos, miles de reacciones y varios motivos

Los Picaos es una de las tradiciones más arraigadas y más populares de la Semana Santa en La Rioja y también fuera de las fronteras. Cada año, miles de personas se desplazan a San Vicente exclusivamente para ver la procesión de los disciplinantes. Muchos lo hacen por curiosidad, otros por fe o creencias religiosas y algunos incluso por morbo.

Lo cierto es que el rito de sangre deja indiferente a muy pocos. Sorpresa causan los primeros golpes y suspiros también de sorpresa o de estupor los pinchazos del práctico sobre la espalda de los picaos, hombres mayores de 18 años que han presentado una credencial que acredite su sentido cristiano y su buena fe.

Hombres que conservan su anonimato antes, durante y después de la procesión. Nadie sabe cuántas personas van a tomar parte el en recorrido hasta que termina ya que al inicio y durante el mismo se pueden acercar hasta la ermita de San Juan para anunciar su participación como disciplinantes. Así ha sido durante siglos y así quieren los vecinos de San Vicente de la Sonsierra que siga siendo.

Los motivos son diversos y en la mayor parte con una profunda raíz religiosa. Dar gracias o una promesa llevan a los hombres a vestirse con el hábito blanco y bajo el anonimato mantener viva la tradición en San Vicente.