La Rioja

Escocia bien, pero sin fútbol

Javier San Ildefonso posa en el mirador de Pulpit Hill, en Oban (Escocia). :: J.S.I.
Javier San Ildefonso posa en el mirador de Pulpit Hill, en Oban (Escocia). :: J.S.I.
  • Javier San IldefonsoCalceatense en Oban (Escocia)

Curiosamente el fútbol ha mandado a Javier San Ildefonso de Santo Domingo de la Calzada a Oban (Escocia). A sus 25 años, después de graduarse en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad de La Rioja y de trabajar en una entidad bancaria de Vitoria hasta el pasado mes de enero, este ex jugador del La Calzada decidió mejorar su nivel de inglés. Su ex compañero de equipo, Txus Díaz, que permanece ahora en Inglaterra, le aconsejó la experiencia y ahora Javier San Ildefonso trabaja como camarero en el restaurante de un hotel de Oban.

«Siempre me había atraído la idea de irme fuera de España de Erasmus y siempre me he visto muy atado por el fútbol, pero esta vez era ahora o nunca», confiesa el joven calceatense, quien, en principio, considera su estancia escocesa algo temporal, aunque sin concretar cuánto tiempo permanecerá allí, si medio o un año entero. De la cultura escocesa confiesa que le llama la atención el acento. «Los primeros días me costaba 'pillarlo'», admite, y también señala que «la gente es súper respetuosa y agradable, te hace sentir uno más desde el primer día». No obstante, también confiesa que «se hacen raros los desayunos que toman aquí, las famosas 'beans'.

Marcharse lejos de casa ha sido duro porque, cuenta Javier, «dejas todo allí (familia, amigos, fútbol...), y cuando se acerca la hora de partir da un poco de vértigo porque no sabes cómo va ser todo». Allí echa de menos a sus abuelos, a sus padres, la rica gastronomía riojana y, sobre todo, a su hermano Eduardo, con el que se siente muy unido. Pero lo cierto es que la experiencia está siendo positiva: «He hecho amigos, estoy practicando mucho inglés y estoy muy a gusto. Es una etapa que me toca vivir y que me va venir bien para crecer tanto como persona como en el ámbito laboral».

Allí, en Oban, a Javier San Ildefonso le gusta «salir a correr sin rumbo porque los paisajes son los más bonitos que he visto en mi vida y porque se respira aire puro». De alguna manera Escocia puede ser comparable a La Rioja porque, piensa este calceatense, «es todo muy verde y hay paisajes muy bonitos, como en La Rioja Alta, y también porque la gente en La Rioja es súper abierta y simpática». De su tierra natal echa de menos jugar al fútbol. «Aquí he hablado con el equipo de fútbol pero acaban la temporada ahora, así que echo mucho de menos entrenar y competir todas las semanas con La Calzada», reconoce el que ha sido capitán del equipo de Santo Domingo de la Calzada.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate