La Rioja

Beneite, cuando fue nombrado nuevo comisario jefe en 2013
Beneite, cuando fue nombrado nuevo comisario jefe en 2013 / Miguel Herreros

La juez acuerda investigar por prevaricación las oposiciones a Policía Local

  • La titular del Juzgado propone que se llame a declarar a los siete miembros del tribunal calificador, entre los que figura el comisario jefe de la Policía Local de Logroño, Fernando Fernández Beneite

La titular del Juzgado número 2 de Logroño ha acordado incoar diligencias previas para investigar la presunta existencia de un delito de prevaricación administrativa en las pruebas para la provisión interna de ocho plazas de oficial de la Policía Local logroñesa, tres de subinspector y una de inspector.

El auto dictado por el Juzgado, determina requerir al Ayuntamiento de Logroño el "expediente completo" realizado por la comisión especial de investigación, creada a instancia del grupo municipal de Cambia Logroño, "por las irregularidades denunciadas en las pruebas de la convocatoria", según informa la agencia EFE.

La titular del Juzgado también propone, una vez comprobada toda la documentación requerida sobre las pruebas, que se llame a declarar como investigados a los siete miembros del tribunal calificador de estas oposiciones, entre los que figura el comisario jefe de la Policía Local de Logroño, Fernando Fernández Beneite.

La Junta de Gobierno Local de Logroño aprobó, en octubre de 2014, las bases de la convocatoria de un concurso oposición para ocho plazas de oficial Policía Local mediante promoción interna, tres de subinspector y una plaza de inspector.

El entonces director general de Interior del Ayuntamiento logroñés, Antonio Román Camacho, era el presidente del tribunal de estas pruebas, según detalla la denuncia que ha sido admitida en este Juzgado y que ha dado origen al citado auto, dictado el pasado 13 de marzo.

En esta denuncia, a la que ha tenido acceso Efe, se detallan presuntas "irregularidades" en todo el proceso selectivo de este concurso oposición, tanto en las pruebas físicas -en las que se permitió a uno de los aspirantes realizar el ejercicio a pesar de no llegar a la hora fijada "por estar aparcando", pero luego no se recogió en el acta-, como en los exámenes escritos.

Respecto al examen tipo test, celebrado en marzo de 2015, se dejó a los aspirantes quedarse con una copia de las preguntas y no se corrigió hasta mayo de ese año, que fue cuando se establecieron criterios como la nota de corte, a pesar de que "todos los examinados ya sabían los errores que habían cometido", según detalla la denuncia.

Tras analizar todo este proceso, el denunciante sostiene que estos hechos "podrían constituir un delito de prevaricación administrativa, revelación de secretos, tráfico de influencias, del deber de fidelidad y custodia de documentos y obstrucción a la justicia".

Por ello, solicitó el inicio de diligencias "para poder concretar la imputación sobre los autores y partícipes en los citados hechos, y, en su caso, y, a la vista del grado de conocimiento de los inmediatos superiores jerárquicos de los hechos detallados (...), ampliar la denuncia a todos los posibles implicados".

De este modo, la jueza ha reclamado al Ayuntamiento de Logroño el "expediente completo original" de estas oposiciones, con su convocatoria, bases, actos y todos los exámenes realizados; y también el expediente de investigación de la comisión especial, con la identificación de los subinspectores que realizaron la corrección de los casos prácticos.

En el auto también se pide un informe técnico sobre un virus informático que encriptó los archivos de la Policía Local en abril de 2016, con el fin de que el Ayuntamiento detalle todos los documentos "dañados y suprimidos" mientras la citada comisión especial se encargaba de investigar estas presuntas "irregularidades".