La Rioja

¡Qué banda de pájaros!

Fotograma del vídeo elaborado por Marcos Campazas.
Fotograma del vídeo elaborado por Marcos Campazas. / M. CAMPAZAS
  • El riojano Marco Campazas logra 56 millones de reproducciones con un vídeo suyo que se hizo viral sin que nadie le pidiera permiso para usarlo

A Marco Campazas se le pusieron los pájaros a tiro y disparó. Hizo pleno. Dio con todos. Cientos, miles...cientos de miles. Todos entraron en su objetivo. Ellos, entre tanto, dibujaron una coreografía fantástica en el cielo riojano.

Colocó la cámara en los campos salpicados con las viñas mágicas de Marqués de Murrieta y apuntó al León Dormido. Allí volaban los estorninos como locos, en una danza imparable y coordinada para conformar una mezcla de grises del blanco al negro. Impresionante.

Marco se sintió feliz por la grabación. No es tan extraño que esta danza le pillara sin cámara. Es un buen aficionado a la fotografía, el vídeo y a la recreación atmosférica con elaborados 'time-lapses'. Marco grabó la danza aviar y colgó su vídeo en vimeo, donde suele alojar los trabajos que le apetece.

Aquí acaba la parte poética.

Marco sube su vídeo a la red. Alguien le usurpa el vídeo de la red. Ese alguien vuelve a subir el vídeo en la red y ahí explota hasta alcanzar 56 millones de visitas.

¡Una barbaridad! El problema llega cuando Marco quiere controlar la sangría y todo el mundo empieza a encogerse de hombros. Facebook, Youtube, alguna otra página digital que se hace la sueca...

Vamos, que los 56 millones de visitas, bien gestionados, le hubieran dado un buen dinero a Marco, que no ha recibido más que un pago en concepto de derechos de autor de Youtube. “En Youtube son más serios, pero en Facebook se han limitado a quitar del vídeo y punto. No he podido hacer nada más”, relata resignado porque en realidad tampoco sabe muy bién qué línea seguir.

“Tengo mi página en Vimeo y está demostrado que lo subí con mi nombre y unos pocos días antes de que empezara a rular por ahí. Si lo hubiera propuesto para Youtube y me hubieran pagado a euro por cada 1.000 o 2.000 reproducciones, que no sé muy bien, pues echa cuentas”, relata.

Marco Campazas.

Marco Campazas. / M.C.

“En el mejor de los casos te piden permiso para publicarlo y te lo pagan, caso de La 1 y TV3, pero en otros casos como en el de la CNN y algún medio de Reino Unido, no sé muy bien si por la mala comunicación o qué, el caso es que al final,son muy educado y todo se soluciona con buenas palabras, pero en el caso de Mediaset, lo han cogido, lo han puesto, le han adosado publicidad y punto”, explica después de denunciarlo en Twitter, la red social que maneja de manera habitual.

El asunto de los derechos de autor está en una fase bastante difusa en este sentido. A la gente le llegan cosas a través de terceros y lo usan sin más. No digo que lo hagan con mala intención, pero sí que existe bastante desinformación”, aclara este aficionado a la elaboración de vídeos. “Tampoco es lo mismo que se suba un vídeo para un relato concreto con pocas visitas que para su explotación industrial”, precisa.

Y ya puestos, al margen de la 'ordinariez' de hablar de los dineros (entre 28.000 y 56.000 euritos evaporados) volvamos a la poesía de la danza aérea de los estorninos.

“Me gusta salir por ahí a trabajos den vídeo relacionados con la naturaleza, los paisajes y grabar fenómenos atmosféricos con sistema 'time-lapse'. El vídeo se llama 'magic cloud' y cito a la ciudad de Logroño, a la que también le he hecho una gran labor de promoción”.

Magic Cloud from Marco Campazas on Vimeo.

Los pájaros siguen con su danza hipnótica mientras Marco, a la misma velocidad, pierde su nombre en el éter digital, a la misma velocidad que otro se lucra con el trabajo de otros en uno de los robos más habituales de esta era globalizada. Al menos podremos disfrutar de esta poética y silenciosa danza porque si uno se pone debajo de la bandada de pajarracos ya se sabe lo que puede pasar.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate