La Rioja

El invierno se despide con los embalses riojanos medio vacíos

fotogalería

Estado que presenta el embalse González Lacasa en la actualidad. :: sonia tercero

  • La CHE cree garantizada el agua de abastecimiento poblacional pese a las limitaciones de los embalses

  • Confederación admite que los pantanos están bajos para la fecha actual, pero recuerda que hasta mayo no hay campañas y que todavía pueden llenarse

La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) considera que «pase lo que pase esta próxima primavera» el abastecimiento del agua a la población (uso prioritario) está «garantizado». Fuentes del organismo regulador de la cuenca admiten que «los embalses riojanos están bajos para la fecha», pero también indican que «todavía no hay gasto alguno de reservas y siguen en proceso de llenado, aunque lógicamente éste depende de las aportaciones de agua en función de la lluvia».

La CHE atribuye la situación actual, con un 42,7% de agua en el pantano de Mansilla en el Najerilla y en el entorno del 50% en los pantanos del González Lacasa y de Pajares, en el Iregua, a las escasas precipitaciones del invierno: «No hay ninguna otra razón porque ahora mismo los embalses están en época de llenado, sin que los mayores usos, los riegos, hayan comenzado».

La situación general de la cuenca del Ebro es mejor, ya que la reserva de agua embalsada supera el 72% (5.408 hectómetros cúbicos) si bien es inferior a la de la misma fecha (13 de marzo) del año pasado, cuando se alcanzaba el 76% (5.507 hectómetros cúbicos). La reserva es también ligeramente inferior a los 5.578 hectómetros de los últimos cinco años, aunque por encima de la del 2012, el año más seco reciente, con 4.371 hectómetros en marzo.

Juntas de Explotación

En la gestión del agua, además de la CHE, participan los usuarios a través de las Juntas de Explotación. En este sentido, las fuentes del organismo de cuenca avanzan que la semana próxima habrá una reunión para estudiar la situación: «Son los encuentros habituales, previos al inicio de la campaña de riego, y en ellos se analizará la situación actual, con los últimos datos y se pondrán sobre la mesa estimaciones sobre lo que, estadísticamente, suele ocurrir en el tiempo que resta para el inicio de la campaña». «En esa estimación -continúan las fuentes-, se calcula si será posible el llenado de los embalses antes del inicio de los riegos, aunque lógicamente con la meteorología no hay matemática posible».

En cualquier caso, la CHE insiste en que «por el momento es pronto para pensar en si tendremos algún problema de agua ya que tenemos la primavera por delante, pero lo que está totalmente garantizado con el agua actual es el uso prioritario de abastecimiento».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate