La Rioja
García-Calzada. :: juan marín
García-Calzada. :: juan marín

«Los empresarios necesitan que les dejen trabajar»

  • García-Calzada afirma que las empresas, «abrasadas» por impuestos y burocracia, son «el más sólido patrimonio económico» de la sociedad

  • Jaime García-Calzada Presidente de la FER

Con las mismas ganas que hace cuatro años y con la ilusión intacta para seguir trabajando a favor del tejido empresarial riojano. Así se declara Jaime García-Calzada tras su reelección al frente de la FER.

-El apoyo a su persona, prácticamente unánime de los asociados, es histórico.

-En un momento como el actual en el que la división y la confrontación están al orden del día en cualquier ámbito de la sociedad, los empresarios hemos mostrado sentido común a través de un firme mensaje de unidad, cohesión y fortaleza. A pesar de nuestras diferencias, juntos somos, sin lugar a dudas, más fuertes.

-¿Cuáles son sus reivindicaciones a las administraciones públicas?

-La mejor estrategia de responsabilidad social de las empresas es crear empleo. Si a los empresarios nos dejan trabajar y no nos ponen tantas trabas, generaremos riqueza y empleo para nuestra tierra y, por lo tanto bienestar, para todos nuestros ciudadanos.

-¿Cuáles son esas trabas?

-Nos utilizan como fuente de recaudación para corregir el déficit. Nos abrasan a impuestos y tasas, trabas y burocracia. Nos llenan de normativas y reglamentaciones. En cada región una diferente, con lo que no podemos competir en las mismas condiciones. Y todo ello, además, en un alarmante panorama de inseguridad jurídica permanente, que parece que se ha instalado para quedarse. Donde lo que vale hoy, ya no sirve para mañana. No hay otro camino que seguir reivindicando la empresa, dignificándola. No podemos dejar de hacerlo en cada acto al que vamos, en cada debate en el que participamos, en cada visita, en cada intervención.

-¿La sociedad no valora suficientemente a sus empresas?

-Me da rabia, mucha rabia que haya gente, entidades, colectivos o instituciones, vengan de donde vengan y sean quienes sean, que no aprecien que las empresas somos el más sólido patrimonio económico y social que existe en la sociedad. Que no sean capaces de reconocer su valor económico y social en la generación de riqueza, de actividad y de empleo. Las empresas suponen un gran valor que hay que proteger y conservar a toda costa. Y una sociedad moderna, avanzada y desarrollada que se precie no puede prescindir de ellas. Debe hacerlas partícipes de la vida económica y social de la comunidad.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate