La Rioja

Ceniceros confirma que competirá con Gamarra por liderar el PP post-Sanz

José Ignacio Ceniceros, ayer en La Fombera, minutos antes de desvelar que ya había presentado su candidatura a presidir el Partido Popular. 
:: juan marín
José Ignacio Ceniceros, ayer en La Fombera, minutos antes de desvelar que ya había presentado su candidatura a presidir el Partido Popular. :: juan marín
  • El jefe del Gobierno desvela que presentó su candidatura «hace días», tras recoger 125 avales, el mismo número que su rival

Casi a la misma hora en que Pedro Sanz confirmaba que abandonaría con ocasión del próximo congreso del PP riojano su presidencia, José Ignacio Ceniceros desvelaba su intención de presentar su candidatura, enfrentarse a la anunciada lista que encabeza Cuca Gamarra y conducir por lo tanto a su partido a la obligación de votar entre dos aspirantes. El adiós de Sanz significa también renunciar al monolitismo: 24 años después de que accediera a la presidencia, deja como herencia un PP mucho más fuerte, hegemónico durante casi dos décadas, pero casi tan dividido como lo encontró.

Ceniceros corroboró que aspira a unificar bajo su persona la doble presidencia (la del Gobierno y la del partido) durante una charla informal con periodistas. Los medios de comunicación convocados en el Centro Tecnológico para la presentación de la Agenda Digital del Gobierno se sorprendieron con las declaraciones del jefe del Ejecutivo, quien no se limitó a reconocer que había formalizado su candidatura, sino que avanzó que había dado dicho paso «hace unos días». Fue imposible obtener de Ceniceros alguna palabra más; aunque desde este periódico se le ofreció la posibilidad de extenderse en sus declaraciones, su entorno rechazó semejante posibilidad. Y a diferencia de su contendiente, que presentó el viernes ante la prensa un manifiesto donde defendía su proyecto para liderar el PP, Ceniceros eludió ofrecer más detalles. Para conocer sus intenciones debe acudirse a la hemeroteca, donde figuran por ejemplo sus respuestas a la entrevista que concedió a finales del año pasado a Diario LA RIOJA. En esas páginas, que prolongaban otras informaciones publicadas un año antes donde ya adelantaba su propósito de suceder a Sanz, Ceniceros abogaba por la conveniencia de fundir en una única persona los dos cargos de presidente del Gobierno y del PP según el modelo vigente a escala nacional, encarnado por Mariano Rajoy.

«Yo siempre he abogado por congresos abiertos en los que puedan opinar y participar todos los militantes», señalaba en esa entrevista que este periódico publicó el 24 de diciembre. Y añadía: «Ojalá se pueda hacer un congreso abierto y participativo. Yo quiero un partido abierto y vivo en el que el militante no solamente se afilie, pague la cuota y cada cuatro años vaya a votar, sino que pueda trabajar en el día a día del partido». Frases muy semejantes a las pronunciadas el viernes por su adversaria, con quien de momento ha empatado en avales: fruto de un acuerdo entre ambas facciones, tanto Ceniceros como Gamarra han presentado 125 firmas de afiliados. Ni uno más, ni uno menos: imposible deducir por lo tanto de esa primera etapa de la carrera hacia la presidencia quién sale con ventaja. Sí que son públicos, no obstante, los apoyos con que cuenta cada cual: la sede nacional del PP ha menudeado los gestos de preferencia hacia Gamarra, en quien tiene depositada también su confianza el actual aparato del partido. No sólo por la presencia en el anuncio de su candidatura de José Luis Pérez Pastor, lugarteniente de Sanz que se ocupa de la sala de máquinas del PP, sino porque también el actual presidente la considera su heredera. Ayer, en la rueda de prensa que empleó para anunciar que dejará paso «a una nueva generación», no pronunció el nombre de la alcaldesa como su favorita, pero dio a entender que era ella, a su juicio, quien simbolizaba el futuro del PP riojano.

Un partido llamado en consecuencia a tener que escoger, la posibilidad que más temían quienes, desde la base de la militancia, se malician que la división interna observada ya en sus filas puede acabar desembocando en un cisma de incalculable impacto. Son en total 5.208 afiliados que tienen de plazo hasta mañana, miércoles, a las 14 horas para inscribirse en el listado donde figurarán los militantes con derecho a voto en el congreso programado el 1 de abril. A esa misma hora, el comité organizador del congreso que preside Alberto Bretón proclamará las dos candidaturas, salvo que detecte alguna irregularidad que no está en el orden del día. Fracasadas ciertas maniobras encubiertas para incorporar a la militancia a afiliados de última hora fichados de aluvión, y excepto que medie finalmente un acuerdo entre los dos contendientes, llega para el PP la hora de decidir. La hora de elegir entre el presidente del Gobierno o la alcaldesa de Logroño para un nuevo tiempo: el tiempo del PP post-Sanz.