La Rioja

La celadora atacada en Urgencias sufre una hemorragia cerebral y fracturas

video

Concentración de apoyo a la celaroda agredida en el Servicio de Urgencias / Sonia Tercero

  • «La gente corría por los pasillos y se escondía en los baños. Estaba fuera de sí, no había manera de controlarle», explica una trabajadora del San Pedro

La celadora atacada el pasado domingo en Urgencias por un paciente pasó ayer a planta tras permanecer varias horas en la UCI. El impacto de una bombona de oxígeno en la cabeza le produjo diversas fracturas y una hemorragia cerebral de las que evoluciona favorablemente y no se teme por su vida.

«Pensábamos que la había matado», explicaba ayer una trabajadora de Urgencias que se incorporó a su turno instantes después de los hechos. Fueron minutos de pánico, recordaban quienes vivieron en primera persona los hechos. El paciente, de origen extranjero y que no hablaba castellano, llegó acompañado por la Policía Local. Le habían encontrado con convulsiones en la calle y le trasladaron a Urgencias. Tras su admisión, los agentes abandonaron el lugar y el paciente fue atendido y recibió el alta.

Pero poco después apareció de nuevo y los galenos sospecharon de problemas psiquiátricos. Cuando la psiquiatra comenzó su valoración en el 'box' específico para estos pacientes, se desató el caos. «Se puso nervioso y parece ser que se quería marchar. Cogió una bala de oxígeno y empezó a golpear todo lo que se le ponía delante», explica una trabajadora.

"Le siguió golpeando"

La peor parte se la llevó la celadora. Pero pudo ser peor. «Salió del 'box' como una exhalación. Estaba fuera de sí, no había manera de controlarle. Le golpeó en la cabeza y le tiró al suelo. Pensábamos que la había matado». Le siguió golpeando hasta que el familiar de otro paciente que estaba en Urgencias, se abalanzó sobre él. El hombre también fue agredido, recibió golpes en la cabeza y en el cuerpo y también está ingresado.

El pánico fue ya general. «La gente corría por los pasillos huyendo. Los pacientes, los trabajadores. Se encerraban en los baños», explica mientras recuerda que los más angustiados eran los pacientes que esperaban tendidos en los 'box'.

«En esa situación de pánico general los compañeros intentaron conducirle hacia la puerta». Le iban cerrando el paso como podían hacia otras dependencias hasta que salió a la calle y huyó. «No hubo tiempo para reaccionar. Se activaron los botones de pánico pero no acudió nadie de seguridad», recalca la trabajadora. El paciente regresó. Lo hizo poco después de las 17 horas. Poco antes fue detenido en la Circunvalación intentando parar camiones. Fue directamente ingresado en psiquiatría.

«Casi todos los días tenemos pacientes psiquiátricos y siempre pedimos que haya un psiquiatra en Urgencias. Hay agresiones diarias. Físicas y verbales. Siempre hemos dicho lo mismo, que hasta que no pasase algo grave no se tomarán medidas. Vamos a trabajar y nos jugamos el tipo todos los días», denuncia.

Las organizaciones sindicales condenaron ayer la agresión, denunciaron la frecuencia de las mismas y demandaron un incremento del personal, especialmente en seguridad. Además, el Sindicato de Enfermería SATSE ha convocado hoy (12 horas) una concentración de apoyo a la celadora en Urgencias.